Nicaragua amanece sin escuelas, tres muertos y llamados a protesta

Nicaragua amanece sin escuelas, tres muertos y llamados a protesta

Estudiantes lanzan piedras durante protestas en Nicaragua. (Reuters/archivo)

Nicaragua inició este viernes su tercer día consecutivo de protestas cívicas por las reformas al Seguro Social con todas las escuelas cerradas, tras una larga noche de movilizaciones y enfrentamientos que dejaron al menos tres muertos.

Las diferentes manifestaciones de Managua y León, cada vez más numerosas y multitudinarias, provocaron un efecto contagio en diversas ciudades del país centroamericano como Masaya, Granada o Estelí y se saldaron con la muerte de tres personas y con al menos 33 heridos contados por la Cruz Roja, mientras el gobierno calla.

Nicaragua amaneció en tensa calma, con las clases suspendidas en todos los colegios públicos del país, restos de neumáticos quemados, piedras y escombros en las calles, y con policías antimotines en el sector de la Universidad Politécnica de Nicaragua (Upoli), lugar en el que se produjeron dos de las tres muertes.

Al filo de la medianoche la vicepresidenta del país, Rosario Murillo, exigió investigación y castigo para los culpables de las muertes, en contraste con los miles de mensajes, sobretodo de jóvenes nicaragüenses, en redes sociales que entremezclan alegatos contra la violencia, proclamas pro y anti Gobierno, y mensajes llamando a una nueva jornada de lucha.

En la noche de ayer el obispo auxiliar de la Arquidiócesis de Managua, Silvio Baez, uno de los personajes más respetados en Nicaragua, reclamó al gobierno por la violencia.

“A ver si lo entiende el gobierno orteguista: ¡No más represión criminal! ¡No más heridos ni golpeados! ¡No queremos que muera ningún nicaragüense! ¡No ultrajen más el santo nombre de Dios!”, exclamó en su cuenta de Twitter.

Esta declaración se unió a otras como la del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep) en contra de la violencia desatada y a favor del diálogo y la Cámara de Comercio Americana de Nicaragua (AmCham) reclamando el derecho a la manifestación y a la libertad de expresión.

Vea también: Gobierno de Nicaragua censura a televisoras que cubren protestas

Además de la asociación mundial de escritores PEN, quien exigió “libertad de expresión y prensa” al Gobierno, o el Instituto Nicaragüense de Desarrollo (Inde) instando “al diálogo nacional”.

La Cámara de Industrias de Nicaragua (Cadin) fue más allá y ya pidió directamente al Gobierno la suspensión de la reforma de la seguridad social por considerarla lesiva contra la economía y un detonante en la escalada de violencia.

Las nuevas medidas de seguridad social establecen que el pago que realizan los trabajadores al Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS) sube de 6,25 a 7 % a partir del 1 de julio próximo.

Desde esa misma fecha la cuota de la patronal escalará del 19 al 21 %, y subirá 1 punto porcentual más a partir del 1 de enero de 2019 y 0,5 puntos porcentuales a partir de 2020, hasta alcanzar un 22,5 %.

Adicionalmente se estableció la cotización perpetua, ya que los jubilados aportarán un 5 % de la pensión en concepto de cobertura de enfermedades, pero además se le recortara en la cuantía de su pensión, las asignaciones familiares por esposa o esposo inválido, del 15 al 13,5 por ciento y se reducirá de 10 a 9 % por cada hijo menor de 15 años o ascendientes a su cargo mayores de 60 años.

Las reformas también eliminan el salario máximo para cotizar, que hasta ahora es de 88.005,78 córdobas (unos 2.818 dólares), pero a partir del 1 de julio si un trabajador devenga más que ese sueldo, su cotización será de 7 % en base a su salario bruto.

Las medidas han sido criticadas por todos los sectores económicos, tanto empresariales como expertos, quienes afirman que las mismas, lejos de evitar la quiebra del seguro social, traerán desempleo e informalidad, a la vez que disminuirá el consumo, la competitividad y el clima de negocios.

ONU INSTA A NICARAGUA A EVITAR ATAQUES A MANIFESTANTES

Por su parte, la Oficina del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos instó este viernes a las autoridades nicaragüenses a evitar nuevos ataques contra los manifestantes y los medios de comunicación, después del fallecimiento de al menos tres personas en los enfrentamientos violentos por la reforma de la Seguridad Social.

La portavoz Liz Throssell destacó la “profunda preocupación” de la Oficina de Derechos Humanos por la muerte de estas personas y por las decenas de heridos durante las protestas en las calles nicaragüenses por la reforma, que aumenta la cuota patronal y laboral, y crea una nueva cotización para los jubilados.

Los enfrentamientos provocaron la muerte de tres personas, de acuerdo al Gobierno, y de cuatro, según los opositores.

Throssell dijo en un comunicado que, según la información que maneja la oficina del alto comisionado de los derechos humanos, Zeid Ra’ad al Hussein, se han producido enfrentamientos en Managua entre la policía y los manifestantes, algunos de los cuales arrojaron piedras contra los agentes, mientras que en la ciudad de Masaya, los manifestantes fueron atacados por partidarios del Gobierno.

Asimismo, agregó, fueron atacados aparentemente algunos periodistas durante las protestas.

Vea también: Se recrudecen las protestas en Nicaragua contra reforma a seguridad social

La Oficina de Derechos Humanos de la ONU considera además “preocupante que varios canales de televisión que estaban cubriendo las protestas hayan sido cerrados por el Gobierno”.

“Hacemos un llamado a las autoridades nicaragüenses para que actúen, a fin de evitar nuevos ataques contra los manifestantes y los medios de comunicación”, señaló Throssell.

“El Estado nicaragüense debe cumplir sus obligaciones internacionales para garantizar que las personas puedan ejercer libremente sus derechos a la libertad de expresión y a la libertad de reunión pacífica y asociación”, recordó.

La institución de Naciones Unidas también instó “a los que se manifiestan a hacerlo de forma pacífica”.

 

Con información de EFE

AAE

 

CARGANDO...