Recibe nuestras notificaciones con las noticias más importantes al momento.

Mujer bombero amamantó a bebé que fue arrojada entre dos muros

Al ser rescatada, la bebé presentaba un descenso de la frecuencia cardíaca
Eloísa Herrera, bombero de la Ciudad de México. (FOROtv)

Eloísa Herrera, una bombero de la Ciudad de México, amamantó a la bebé recién nacida que fue arrojada entre dos muros y rescatada por servicios de emergencia en la alcaldía Iztacalco, en la Ciudad de México, esta mañana.

Te recomendamos: Encuentran bebé recién nacido muerto en la Álvaro Obregón

La mujer bombero, quien jugó un papel fundamental en el rescate de la bebé, relató a FOROtv que amamantó a la recién nacida por instinto materno para salvarle la vida.

“Su frecuencia cardiaca seguía bajando. A mi cabeza vino que el ayuno, la glucosa baja en los bebés también es una causa que pone en riesgo su vida… Yo estoy amamantando a mi bebé y decidí compartirle de mi leche a la bebé para que empezara a subir su temperatura y tuviera un poco de glucosa en su sistema”, comentó Eloísa.

Admitió que fue una situación “muy triste”, pero se quedó con la satisfacción de haber contribuido al rescate de la bebé.

“Fue un trabajo conjunto con todos mis compañeros. Obviamente a mí me ganó el lado materno”, agregó.

Apuntó que tiene hijos varones y que ahora ya tiene una “nena artificial”.

¿Qué fue lo que pasó?

La Secretaria de Seguridad Ciudadana de la Ciudad de México (SSCCDMX) informó que recibieron un reporte a través del número de emergencias 911, en el que les indicaban que un bebé se encontraba atorado entre las paredes de un domicilio en la alcaldía Iztacalco.

De inmediato, los rescatistas se dirigieron a la calle Plutarco Elías Calles, colonia Santiago Norte, donde escucharon el llanto de un bebé, por lo que evaluaron la situación para poder extraerlo sin causarle algún daño físico.

Desde la azotea, los elementos pudieron ver a la recién nacida atorada a una profundidad aproximada de tres metros; además, observaron varias manchas hemáticas en los ladrillos, por lo que decidieron romper la pared de uno de los domicilios para tener acceso, sacarlo y ponerlo en un lugar seguro.

Una vez que realizaron el rescate, personal del Escuadrón de Rescate y Urgencias Médicas (ERUM) se percató que se trataba de una bebé, a la que rápidamente envolvieron en una sábana y le realizaron una revisión médica inicial; presentaba un descenso de la frecuencia cardíaca para un recién nacido.

Al lugar acudió personal del Heroico Cuerpo de Bomberos y en coordinación con ellos, la menor fue trasladada a un hospital pediátrico de la alcaldía Iztacalco, para su atención médica inmediata.

Con información de FOROtv y Arturo Sierra.

RMT