Muerte de Ruth Bader Ginsburg desata lucha política por el control de la Corte Suprema

Tras su deceso el presidente de la Corte dijo que Estados Unidos había perdido una jurista de estatura histórica

La juez de la Suprema Corte de Estados Unidos, Ruth Bader Ginsburg, murió la noche del viernes a los 87 años de edad tras sufrir complicaciones del cáncer de páncreas que había venido afectándola.

Te recomendamos: Nominan a Donald Trump para el Nobel de la Paz 2021

Es considerada una verdadera leyenda e ícono de los derechos civiles, el empoderamiento femenino y la igualdad de género.

Tras su deceso el presidente de la Corte dijo que Estados Unidos había perdido una jurista de estatura histórica.

En un comunicado anunciando su deceso, la Corte anticipó que los restos de la juez serán enterrados en el Cementerio Nacional de Arlington, lugar de descanso final de héroes y figuras históricas en Estados Unidos.

Bader Ginsburg nació en Brooklyn, Nueva York y estudió leyes en Harvard y Columbia.

Además de ocupar distintas posiciones en el poder judicial desde muy jóven, fue instrumental en el lanzamiento del proyecto de Derechos de la Mujer en la Unión de los Derechos Civiles de Estados Unidos, ACLU.

Fue nombrada Juez de la Corte de Apelaciones en 1980 y se convirtió en la segunda mujer de la historia en llegar a la Suprema Corte y la primera judía, tras ser nominada por el presidente Bill Clinton en 1993.

De corte liberal y critica férrea del presidente Trump, Ginsburg dictó hace unos días a una de sus nietas una nota en la que expresaba su deseo ferviente de ser sustituida hasta que un nuevo presidente tomara posesión, implicando que Trump perdería.

Sin embargo con su deceso, el proceso ya ha comenzado. Trump deberá nominar a un candidato o candidata, que tendrá que someterse a evaluación y aprobación del senado.

En promedio, dicho proceso dura 69 días, por lo que parece difícil, aunque no imposible, que Trump logre colocar a un reemplazo antes de las elecciones del 3 de noviembre. Por ello, las próximas 6 semanas en Estados Unidos, tendrá lugar una salvaje batalla política para tratar de lograrlo.

En la lista de posibles reemplazos se encuentran el ultraconservador senador por Arkansas, Tom Cotton, el senador por Texas, Ted Cruz y el actual embajador de Estados Unidos en México, Cristopher Landau, muy cercano al actual Procurador de Justicia, William Barr.

De los 9 jueces de la Suprema Corte, 5 son conservadores, sin embargo uno de ellos es moderado.

Con el deceso de Ruth Bader Ginsburg, Trump y los republicanos tienen ante sí la posibilidad de consolidar el dominio conservador de la Corte por décadas.

Con información de Ariel Moutsatsos
DGP