Muere el escritor y periodista José de la Colina a los 85 años

José de la Colina murió en su casa en la colonia Florida, al sur de la Ciudad de México

Foto: José de la Colina, escritor español, nacionalizado mexicano. Cuartoscuro

José de la Colina, escritor español, nacionalizado mexicano. Cuartoscuro

Este lunes 4 de noviembre murió, a los 85 años, el escritor, periodista, ensayista y crítico español José de la Colina.

Te recomendamos: Muere el director de teatro Pablo Leder

José de la Colina, nació hace 85 años en Santander, España, pero eligió ser mexicano desde su llegada al país en 1941. Hoy falleció en su casa en la colonia Florida, al sur de la Ciudad de México.

En México se formó como escritor y aquí ha publicado todos sus libros. En marzo cumplió sus ocho décadas y media de vida. Con este ensayo de uno de los críticos literarios más respetados del país, esta sección cultural celebra su trayectoria.

En la prensa cultural, José de la Colina consiguió que su labor de cuentista se diversificara y se volviera alada. Su trabajo narrativo puede seguirse en el volumen Traer a cuento. Narrativa (1959–2003), que no recoge su primicia de la colección “Los Presentes”, que editó Juan José Arreola. Su dilatada práctica periodística lo convirtió en un maestro del ensayo literario y del ensayo cinematográfico, aunque él llegara a afirmar, en una reveladora autoentrevista, que el periodismo lo “vampirizó”.

Para que todas estas muestras de manejo del idioma, de la cultura y del ingenio no se perdieran en las hemerotecas, De la Colina preparó dos tomos: Un arte de fantasmas, que borda magistralmente sobre sus grandes pasiones (Humphrey Bogart, Marlene Dietrich, el vampiro, Alfred Hitchcock, James Dean, Chaplin…) y De libertades fantasmas o de la literatura como juego, que entrega algunos de sus ensayos literarios más conocidos.

En ello se cuelan el humor, el ingenio, el pun (sonetorpes, sonetorvos) y hasta la greguería (“la irrisoria torre de marfil o de mandril donde habitan…”), sin contar su sorprendente soneto a la gripe. Este repaso nos dice que José de la Colina ha sido un gran cuentista, sí, pero también un periodista de los de antes, mundano, como Renato Leduc y José Alvarado, de quien, por cierto, hizo una antología: Prosa sin que (2011), en donde se hermanan, como en el propio De la Colina, la creación literaria y la creación periodística.

Es preciso suscribir aquí lo que ya apuntó Gabriel Zaid para De la Colina: su trabajo periodístico consuma “el artículo como obra de arte”. Traer a cuento. Narrativa (1959–2003), Un arte de fantasmas y De libertades fantasmas o de la literatura como juego fueron publicados por el Fondo de Cultura Económica. El primero en 2004 y los segundos en 2013.

Vargas Llosa ha involucionado, responde AMLO al escritor

Con información de Notimex.

FJMM

CARGANDO...