Recibe nuestras notificaciones con las noticias más importantes al momento.

Mirar el mar activa la felicidad en el cerebro, revela estudio

Oír romper las olas, ver los tonos azulados y sentir la arena automáticamente relaja a las personas, pero también la afinidad por la playa se refleja en la salud mental
Noticieros Televisa FUENTE: agencia DESDE: CDMX, México
FOTO Mirar el mar activa la felicidad en el cerebro, revela estudio. (Getty Images)

Un estudio científico revela que observar el mar activa la felicidad en el cerebro y produce sentimientos positivos como tranquilidad y sensación de bienestar.

Te recomendamosLa obesidad podría originarse en el cerebro

De acuerdo a una investigación realizada por la Facultad de Ciencias Marítimas de la Universidad de Kobe, no sólo las interacciones y relaciones sociales tienen efecto en la mente de las personas, también el lugar donde se encuentran.

Oír romper las olas, ver los tonos azulados y sentir la arena automáticamente relaja a las personas, pero también la afinidad por la playa se refleja en la salud mental.

El biólogo marino Wallace Nichols, a través de su libro Blue Mind, indica que el mar ayuda a oxigenar el cuerpo y relajar la mente.

FOTO Mirar el mar activa la felicidad en el cerebro, revela estudio. (Getty Images)

Los sonidos del mar estimulan la corteza prefrontal, un área del cerebro que es responsable de las emociones y la reflexión personal. Al oír o ver algo relacionado con la playa, esta zona se activa y hace que los sentimientos se expandan.

Nichols señala que las olas también son fundamentales, pues cuando estás en la playa el cuerpo absorbe los iones que ellas liberan. Esto hace que el organismo obtenga más oxígeno y regule los niveles de serotonina, neurotransmisor que controla el estado de ánimo.

Es decir, al estar en la playa se experimenta una sensación de paz y bienestar similar a la que presentas después de hacer yoga o meditación.

¿Por qué se ama el mar?

El sonido que produce el romper de las olas y la sensación al nadar reduce los niveles de cortisol, la hormona del estrés.

Según el biólogo, el mar recuerda al ser humano el sonido del latido del corazón de la madre cuando se estaba en el útero, por lo que al escucharlo se asocia con sentimientos de protección y seguridad.

FOTO Mirar el mar activa la felicidad en el cerebro, revela estudio. (Getty Images)

Las personas aman estar cerca del mar porque al observarlo y escucharlo, los lleva a un estado meditativo. El cerebro se concentra en su color y movimiento y capta cierta información sensorial, al igual que lo hace cuando se mira una película.

Este tipo de concentración beneficia a la mente y al cuerpo en varios sentidos. Hay atención plena y un nivel bajo de estrés y ansiedad.

De acuerdo con BlueHealth, proyecto que demuestra el impacto positivo que tienen los entornos con agua en la salud y bienestar de las personas, estar en la playa nos permite ser más activos.

Esto se debe a que hay múltiples actividades como surfear, navegar, pescar, nadar o simplemente caminar a la orilla del mar. Estas acciones activan al cuerpo y promueven la segregación de serotonina, endorfinas y dopamina, que son neurotransmisores de la felicidad.

FOTO Mirar el mar activa la felicidad en el cerebro, revela estudio. (Getty Images)

En el mar, la felicidad también se puede encontrar.

Expertos afirman que para alcanzar la felicidad sólo se requiere entrenar el cerebro.

Teresa Aubele y Susan Reynolds, en su libro Train Your Brain to Get Happy: The Simple Program That Primes Your Grey Cells for Joy, Optimism, and Serenity explican algunas claves para entrenar al cerebro para cumplir ese sueño.

La experta Susan Reynolds detalla que si quieres ser feliz, se debe mantener contento al cerebro, porque sentir placer puede ser tan estimulante para este órgano que responderá de la misma manera.

¿Cómo entrenar al cerebro para ser feliz?

Lo primero que se debe hacer es contemplar la felicidad como un estado mental, que está formado por emociones como alegría, optimismo, perseverancia. Todas las personas pueden sentirlas, sólo es cuestión de trabajarlas.

Según la psicóloga Reynolds, es necesario reflexionar sobre cómo se siente la persona en las situaciones que se presentan.

FOTO Mirar el mar activa la felicidad en el cerebro, revela estudio. (Getty Images)

Pensamientos positivos vs negativos. Reynolds indica que cada pensamiento libera químicos cerebrales. Estar enfocado en emociones negativas puede atenuar la capacidad de funcionamiento del cerebro, llegando incluso a la depresión.

Lo pensamientos negativos hacen más lenta la coordinación cerebral, lo que dificulta el procesamiento y búsqueda de soluciones en situaciones de estrés o ansiedad.

El miedo afecta al lóbulo temporal izquierdo, alterando el estado de ánimo, la memoria y el control de los impulsos.

Pensar en sentimientos positivos y felices disminuye el cortisol (hormona que se libera como respuesta al estrés) y produce serotonina, sustancia que nos brinda bienestar y satisfacción.

Tener este tipo de pensamientos apoya al fortalecimiento cerebral, así como la generación y el refuerzo de nuevas sinapsis (zona de transferencia de información de una neurona a otra), especialmente en la corteza prefrontal.

FOTO Mirar el mar activa la felicidad en el cerebro, revela estudio. (Getty Images)

De acuerdo con Reynolds, la corteza prefrontal es la única parte del cerebro que puede controlar tanto tus emociones como tus acciones, y te puede ayudar a concentrarte en los objetivos que quieres alcanzar.

La psicóloga Susan Reynolds indica que entre más se piense en un aspecto y se enfoques toda la energía en eso, más fuerte será la conexión:

Trata de buscar tiempo cada día para hacer cosas sencillas que te hagan sentir bien, como leer un libro, bailar, escuchar tu canción favorita o jugar con tu mascota. Son acciones pequeñas que ayudan a equilibrar un día malo.

Tener momentos pequeños de felicidad incrementará los pensamientos positivos en el cerebro, los cuales ayudarán a tener momentos de bienestar.

Se debe tomar consciencia de lo que se piensa, hace y expresa, pues afecta tanto en el interior como en el exterior, de acuerdo a Reynolds.

Con información de VIX

KAH