Miles participan en el Domingo de Ramos en San Miguel de Allende

Miles participan en Domingo de Ramos en San Miguel de Allende

Domingo de Ramos en San Miguel de Allende, Guanajuato. (Facebook Parroquia San Miguel Arcángel)

Con el sonido de las campanas de la Parroquia de San Miguel Arcángel inició la procesión del Domingo de Ramos en la que participan miles de creyentes de la ciudad patrimonio San Miguel de Allende, en Guanajuato.

La peregrinación es encabezada por el Señor de la Columna, que llegó una semana antes desde el Santuario de Jesús de Nazaret en Atotonilco, una reliquia hecha de pasta de caña en el siglo XVI.

Los fieles llevan sus palmas bendecidas, que son tejidas por indígenas Otomí de la región.

Miles participan en Domingo de Ramos en San Miguel de Allende
Domingo de Ramos en San Miguel de Allende, Guanajuato. (Facebook Parroquia San Miguel Arcángel)

Domingo de Ramos en San Miguel de Allende, Guanajuato. (Facebook Parroquia San Miguel Arcángel)

“El Domingo de Ramos significa la entrada a Jerusalén por el triunfo del señor”, dijo la fiel Sofía Mena.

“La gente comúnmente utiliza estas pequeñas ramas y la supone detrás de sus puertas como un signo de protección para ellos y para los demás”, explicó Héctor Félix, párroco de San Miguel de Allende

Entre danzas, cantos y rezos, la gente camina del Jardín Juárez a la parroquia donde se revive la entrada a Jerusalén de Jesús de Nazareth, hace más de 2000 años.

“El día de hoy comenzamos como lo que sería el Domingo de Ramos, el Domingo de Ramos que ya en la tarde termina la cuaresma”, refirió el padre Félix.

“Hay una procesión donde se lleva al Señor del Triunfo, en un burrito y ahí con ellos lo acompañamos para confirmar nuestra fe”, detalló la señora Sofía Mena.

Miles participan en Domingo de Ramos en San Miguel de Allende
Domingo de Ramos en San Miguel de Allende, Guanajuato. (Facebook Parroquia San Miguel Arcángel)

Domingo de Ramos en San Miguel de Allende, Guanajuato. (Facebook Parroquia San Miguel Arcángel)

Para los católicos guanajuatenses, la figura de Jesús montando un burro representa esperanza y renovación de su fe.

“Cristo que entra en Jerusalén, recordemos bíblicamente hablando y la gente adorna sus calles, hermoso, con palmas. Llevan sus típicas palmas que son bendecidas”, destacó Héctor Félix, párroco de San Miguel de Allende.

La bendición de las palmas marca el inició de las celebraciones de la semana mayor para los católicos.

 

Con información de Edgar Tamayo

KAH

CARGANDO...