Debate vicepresidencial: Mike Pence y Kamala Harris se enfrentan por manejo de la pandemia en EE.UU.

La aspirante demócrata acusó que el manejo del COVID-19 es el mayor fracaso de una presidencia en la historia de Estados Unidos
Mike Pence y Kamala Harris se enfrentaron en el debate vicepresidencial (Getty Images)

Separados por paneles de plexiglás, el vicepresidente republicano Mike Pence y la aspirante demócrata Kamala Harris discutieron, el miércoles 7 de octubre de 2020 sobre el manejo de la pandemia por parte del gobierno del presidente Donald Trump, en un debate que puso en evidencia las visiones contrastantes de sus respectivos partidos para una nación en crisis.

Te recomendamos: Trump vuelve a trabajar al Despacho Oval pese a su diagnóstico de COVID-19

La compañera de fórmula de Joe Biden calificó el manejo de la pandemia como el peor fracaso para un presidente, lo que fue negado por Pence.

“El pueblo estadounidense ha atestiguado cuál es el mayor fracaso de una presidencia en la historia de nuestro país”, arremetió Harris, mientras Pence, quien dirige el grupo de trabajo del gobierno contra el coronavirus, negaba con la cabeza.

Pence reconoció que “nuestra nación ha pasado por momentos muy desafiantes este año”.

“Quiero que el pueblo estadounidense sepa que, desde el primer día, el presidente Trump ha puesto en primer lugar la salud de Estados Unidos”, dijo Pence, quien prometió que para finales de año habrá millones de dosis de un tratamiento que aún no se ha anunciado.

Los candidatos debatieron en un auditorio en el que los asistentes que se rehusaran a utilizar mascarilla debían dejar el lugar, un contexto extraordinario para el único debate vicepresidencial de 2020.

A fin de cuentas, el encuentro fue una oportunidad para que los votantes decidan si Pence o Harris, senadora federal por California, están listos para asumir los deberes de la presidencia antes de finalizar el próximo mandato.

El debate vicepresidencial en la Universidad de Utah se convirtió en uno de los más importantes de los últimos años. Se presentó en un momento particularmente precario para los republicanos, debido a las crecientes inquietudes de que la posición de Trump se esté debilitando, mientras más de una decena de funcionarios de la Casa Blanca, el Pentágono y de su campaña se encuentran enfermos de COVID-19 o están en cuarentena.

Con información de AP