Migrantes en California implementan red de protección contra redadas

Marcha en apoyo a migrantes. (Foto: Getty Images/Archivo)

En el estado de California, las redadas para detener a migrantes indocumentados se siguen replicando.

“Esto se ve como un tipo de amenaza contra el estado, esto se ve como una represalia contra el estado de California por parte de la administración de Trump”, dijo Eriberto Fernández de la Fundación Unión de Campesinos.

La semana pasada fueron detenidas y deportadas 26 personas de la ciudad de Bakersfield, casi todos, campesinos.

Entre los detenidos está un miembro de la familia Salinas, quien tiene una semana esperando para ser deportado.

El condado de Kern es uno de los más afectados por estas acciones, presuntamente, encaminadas a detener a inmigrantes con antecedentes criminales.

Ante las redadas, los trabajadores evitan la calle y toman medidas extremas.

“En estos días si estamos paranoicos, cerramos las cortinas porque se e para adentro, acostumbrábamos tener la puerta abierta y ahorita ya no, la cerramos y la atrancamos”, relató Pamela Martínez, activista en defensa de migrantes.

“La mayoría con los que hemos hablado no tenían ese tipo de antecedente, simplemente eran personas que iban en camino, que iban en camino al trabajo y por cualquier razón, ya sea porque la migra tenía el color del carro o las placas del carro o tenían el nombre de una persona que supuestamente estaban buscando, pero ya que paraban el carro y empezaban a hacer preguntas a los compañeros que iban en ese carro, se llevaban a personas que no tenían nada que ver”, afirmó Armando Elenes, vicepresidente de la Unión de Campesinos.

En redes sociales, la Unión de Trabajadores Agrícolas ha enlazado a los trabajadores para que compartan información y mensajes de advertencia.

En una de tantas comunidades agrícolas llevan a cabo reuniones semiclandestinas para entrenarse y saber qué hacer en caso de ser detenidos por el Servicio de Inmigración y Aduanas, el ICE.

“Aunque estén esperando a alguien siempre fíjense, no solo abran la puerta, si miran que es inmigración, lo primero que tienen que hacer es asegurarse es de los agentes traigan una orden con su nombre, firmada por un juez”, les explicó Pamela, activista promigrantes.

En los campos de cultivo hay algo más que miedo.

“Yo pienso que todos los que no tenemos papeles estamos atemorizados, por donde quiera se oyen redadas, que se meten a las tiendas a sacar la gente”, dijo Artemio, trabajador agrícola.

“Me preocupan mis parientes, que hay que avisarles por el celular, ‘no pasen por tal lugar porque ahí está’, o me hablan a mí y yo me comunico con los parientes o amigos”, comentó Jesús, trabajador agrícola.

Los campesinos no se desalientan y planean organizar marchas y manifestaciones contra las redadas.

“No venimos a robar, venimos a trabajar, andamos ganando el dinero honradamente y además estamos dándole de comer a este país ¿Se imagina si no estuviera toda esta gente?”, cuestionó Alejandra, trabajadora agrícola en California.

Con información de Joaquín Fuentes

LHE