Michael Cohen, exabogado de Trump, es sentenciado a tres años en prisión

Michael Cohen, sentenciado a tres años de prisión

Michael Cohen, exabogado de Trump (Reuters)

Un tribunal de Nueva York condenó este miércoles a tres años de cárcel a Michael Cohen, exabogado del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y acusado, entre otras cosas, de silenciar, durante la campaña presidencial de 2016 a dos mujeres que supuestamente habían mantenido relaciones extramatrimoniales con el mandatario.

La fiscalía había solicitado una pena de entre 51 y 63 meses por la “seriedad” de las “desvergonzadas violaciones” de Cohen de las leyes electorales, así como por haber realizado “deliberadamente” declaraciones “falsas” sobre las negociaciones de una potencial Torre Trump en Moscú que finalmente no se construyó.

Stormy Daniels debe pagar a Trump por demanda de difamación

Cohen, que acudió al tribunal acompañado de su familia se declaró culpable de ocho delitos por evasión de impuestos, falsas declaraciones a un banco y violaciones de la ley de financiación de campañas electorales.

Actriz Stormy Daniels da detalles de la noche que pasó con Trump

Michael Cohen, exabogado del presidente estadounidense Donald Trump, lanzó este miércoles un despiadado golpe a su exjefe mientras pedía indulgencia ante un tribunal federal.

Acusado de múltiples cargos, Cohen dijo que estaba asumiendo la responsabilidad de sus delitos “incluidos aquellos que implican al presidente de los Estados Unidos de América”. “Era mi deber encubrir sus actos sucios”, declaró.

Michael Cohen es un controvertido abogado que durante más de una década dijo que lo daría todo por el ahora presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y que decidió declararse culpable de diversos cargos por acciones vinculadas al magnate.

Soy el tipo que recibiría una bala por el presidente”, dijo alguna vez Michael Cohen.

Aseguró el propio Cohen en una entrevista para Vanity Fair en septiembre de 2017, esbozando un concepto de lealtad que parece haber cambiado.

“Para ser absolutamente claro, (…) mi familia y mi país tienen mi principal lealtad”, dijo al canal televisivo ABC hace unas semanas.

El 21 de agosto, Cohen formalizó un acuerdo con las autoridades para declararse culpable de distintos delitos de fraude y de violación de finanzas de campaña electoral, relacionados con sus propias finanzas y con acuerdos alcanzados con mujeres para acallar supuestas relaciones extramatrimoniales de Trump.

Esa decisión de Cohen, atosigado por el Buró Federal de Investigaciones (FBI) por su actuación ante los escándalos del ahora presidente, fue un duro golpe para Trump, que ve cómo personas de su círculo se están viendo cercadas por investigaciones criminales.

Apodado el “pitbull” del magnate, Cohen ha estado vinculado a Trump desde 2007, cuando inició su periplo en la Organización Trump como alto cargo y se convirtió en su asesor legal personal, puesto en el que su compromiso excedía las prácticas que normalmente se esperarían de un abogado.

Según el perfil de la plataforma Linkedin de Cohen, éste estuvo ligado al magnate durante más de 11 años hasta el pasado junio, fecha en la que el presidente aseguró que ya no era su abogado personal, aunque reconoció que siempre le “gustó”.

Durante todo ese tiempo, Cohen ha sido el fiel escudero de Trump, su hombre para todo, y ha protagonizado titulares que incluían amenazas, acoso verbal y pagos de miles de dólares para silenciar acusaciones y “proteger” al ahora mandatario.

Con información de EFE

HVI

CARGANDO...