SALUD

Médicos advierten posible colapso hospitalario en Australia tras apertura

A pesar de los largos confinamientos, la variante delta sigue propagándose en Nueva Gales del Sur, epicentro de la tercera ola de la pandemia

La buscada reapertura de Australia, que se ha condicionado a una alta tasa de vacunación, puede causar el colapso del sistema hospitalario público, advirtió este jueves el gremio médico de este país, que lucha con un persistente brote de COVID-19 detectado a mediados de año en Sídney.

Te recomendamos: Australia registra el día con más muertes por COVID-19 en 10 meses

Los estados de Nueva Gales del Sur y de Victoria se han propuesto relajar las medidas de confinamiento y las restricciones impuestas por la COVID-19 cuando alcancen un 70 por ciento de la vacunación de la población adulta, en línea con un plan acordado a finales de julio entre el gobierno federal y las regiones.

Pero la Asociación Médica Australiana (AMA, siglas en inglés) remarcó en un comunicado que este plan debe ser revisado para tener en cuenta la capacidad de los hospitales del país ante un incremento de casos de COVID-19 y el impacto en la atención de otros pacientes.

“Si abrimos las puertas a la Covid, corremos el riesgo de que nuestros hospitales públicos colapsen, y parte de ello se debe a la falta de inversión a largo plazo en la capacidad de los hospitales públicos por parte de los gobiernos estatales y federales”, dijo Omar Khorshid, presidente de la AMA.

Esta advertencia se da ante la perspectiva de que Nueva Gales del Sur, el epicentro de la tercera ola de la pandemia en Australia, ponga fin al largo confinamiento de Sídney y del resto de la región cuando administre la pauta completa de la vacuna contra la COVID-19 al 70 por ciento de su población adulta, previsiblemente a mediados de octubre.

“Con el 80 por ciento de la pauta completa, podemos anticipar que permitiremos que nuestros ciudadanos realicen viajes internacionales”, dijo hoy la jefa de gobierno de Nueva Gales del Sur, Gladys Berejiklian, pese a que la víspera admitió que la tasa de hospitalización empeorará en octubre.

A pesar de los largos confinamientos, la variante delta sigue propagándose en Nueva Gales del Sur, que registró este jueves 1,288 infecciones locales y 7 fallecidos, mientras que Victoria, confinado desde principios de agosto, reportó 176 contagios comunitarios.

En el resto del país, el Territorio de la Capital Australiana, también confinado, reportó 12 pacientes locales, y el estado de Queensland, uno de los que más se resiste a implementar el plan de reapertura debido a la actual crisis, una infección comunitaria.

Australia, que acumula más de 56,000 casos de COVID-19 y más de mil muertos desde el inicio de la pandemia, ha administrado la pauta completa de la vacuna contra el coronavirus a más del 35 por ciento de su población adulta.

Con información de EFE

DMGS