Recibe nuestras notificaciones con las noticias más importantes al momento.
Ver ahora

Malasia confirma nuevo brote de coronavirus en el centro de detención de migrantes

El Gobierno de Malasia ha confirmado hasta el momento un total de 7,185 casos de coronavirus y 115 fallecimientos
Casos de coronavirus llegan a 5.3 millones en el mundo; suman 342 mil muertes. (Getty Images, Archivo)

El Ministerio de Sanidad de Malasia ha confirmado la aparición de un nuevo brote de coronavirus en el centro de detención de Semenyih, cerca de la capital, Kuala Lumpur, cuyas autoridades han confirmado 21 nuevos contagios entre su población, de 1,600 detenidos, informa el diario nacional ‘The Star’.

Te recomendamos: Hombre de Malasia, primer caso confirmado de coronavirus en Tamaulipas

Se trata del segundo brote que se detecta en un centro de detención malasio después de que, a principios de esta semana, fueran confirmados 60 contagios en Bukit Jalil, donde están retenidas 1,400 personas.

El Ministerio se ha comprometido a investigar el origen de los contagios, según el director general del Ministerio, el doctor Nur Hisham Abdulá, quien sospecha que la raíz del problema reside en los guardias de los centros.

“Los detenidos no van a ninguna parte, pero el personal está entrando y saliendo”, ha explicado en rueda de prensa recogida por el medio malasio.

“Estamos tomando medidas de precaución para todos los centros de detención. No solo en ellos; también tomamos precauciones para las prisiones. Las autoridades penitenciarias deben asegurarse de que cumplen con los procedimientos operativos estándar”, ha añadido el director.

El Gobierno ha confirmado hasta el momento un total de 7,185 casos de coronavirus y 115 fallecimientos.

El país ha arrestado en las últimas semanas a más de 2,000 ciudadanos extranjeros que vivían en el país sin permiso de residencia.

Muchos de ellos viven hacinados, hasta una docena en una misma celda, en estos centros de detención.

La crisis del coronavirus ha exacerbado el sentimiento antiinmigración en el país.

Los refugiados rohingya que viven allí, en particular, han sido objeto de acoso y amenazas.

La ONU y grupos proderechos humanos han pedido a Malasia que ponga fin a las detenciones y han criticado a las autoridades por iniciar una persecución contra los migrantes.

Asimismo, la ONG Human Rights Watch ha acusado al flamante Gobierno malasio, llegado al poder en febrero, de “fracasar completamente a la hora de proteger los derechos de las minorías, en especial los rohingya”, escapdos de Birmania por la persecución del Ejército.

Con información de Europa Press
DGP