Ver ahora

Lodo invade comunidad de El Rebalse en Jalisco

Hay más de un metro de lodo y el agua del río continúa fluyendo por todas sus calles
El lodo invadió la comunidad de El Rebalse (Noticieros Televisa)

A una semana del impacto de “Narda” como depresión tropical en las costas de Jalisco, 250 personas no han podido regresar a sus hogares.

Te recomendamos: Narda se degrada a depresión tropical

El Rebalse, municipio de Cihuatlán, una localidad que quedó desbastada por el desbordamiento del río Marabasco, a consecuencia del ciclón.

Es algo cómo que da tristeza, porque pues ver su valle uno bien verde y de repente lo ve en destrucción es algo que no, es que no puede uno expresar algo que, que tanto que cuida uno para nada”.

Hay más de un metro de lodo y el agua del río continúa fluyendo por todas sus calles.

La cantidad de lodo que ingresó a las viviendas en El Rebalse, me permite que yo pueda tocar con mis manos, el techo de esta vivienda”.

Solo 6 personas no evacuaron y permanecieron a pesar del riesgo en El Rebalse.

No me da miedo porque yo aquí nací, y nosotros nos criamos, todos en en el agua, y yo digo ¿el agua qué nos puede hacer?, no, no me da miedo nada, aquí le topamos, si cuidar aquí, aunque no nos quedó nada, porque todo se fue”, dijo Jesús Enrique, habitante de El Rebalse.

Jesús Enrique caminó más de 4 kilómetros entre el lodo, para llegar a El Rebalse. Todo lo que rescató de su casa lo lleva en dos bolsas de plástico color negro.

Pues lo único que pude rescatar, la estufa y poca ropa”, dijo Jesús Enrique, habitante de El Rebalse.

El ciclón también destruyó más de 2 mil hectáreas de plantaciones.

A dónde va a haber trabajo, aquí todo este valle pues es el modo de sobrevivir nosotros, las plataneras y todo se nos destruyó”, explicó Arnoldo Manzo Mejía, habitante de El Rebalse.

El Gobierno de Jalisco, lleva un 80 por ciento de avance en la evaluación de los daños en los municipios más afectados por “Narda” como La Huerta, Tomatlán, Cabo Corrientes, Villa Purificación, Cihuatlán y Cuautitlán de García Barragán.

Con información de Bertha Reynoso

HAVJ