-->
#Trump

Lo que haga Reino Unido con Brexit ‘estará bien’, dice Trump; niega críticas a May

Trump: Lo que haga Reino Unido con Brexit estará bien

Theresa May y Donald Trump poco antes de ofrecer conferencia de prensa. (AP)

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo este viernes que para su Gobierno “estará bien” lo que haga el Ejecutivo británico en relación al Brexit, tras haber criticado previamente su estrategia.

En una rueda de prensa con la primera ministra británica, Theresa May, Trump aseguró que “lo único importante” es que los dos países “puedan comerciar” después de la salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE), prevista para el 29 de marzo de 2019.

Trump dijo que una entrevista publicada hoy por “The Sun”, en la que critica la estrategia de May con Bruselas, es una “noticia falsa”, porque, argumentó, no incluye los comentarios favorables que también hace sobre ella.

En esa entrevista, que ha causado estupor en el Reino Unido, Trump afirma que el plan de Brexit de May, que propone crear un mercado común de bienes con la UE, seguramente “matará” toda posibilidad de un acuerdo comercial con su país, puesto que en esas circunstancias Washington tendría que negociar con Bruselas.

Vea también: Trump se reúne con Theresa May tras polémica entrevista con ‘The Sun’

El presidente estadounidense matizó su postura en la rueda de prensa posterior a una reunión bilateral con May en la residencia oficial de la jefa del Gobierno en Chequers (sureste inglés), el acto político más importante de su primera visita oficial al Reino Unido.

Trump dijo entonces que en los últimos días sus relaciones con May han progresado “rápido y bien”, y alabó la histórica relación especial entre los dos países, “un vínculo como no hay otro” e “indispensable para la causa de la libertad, la justicia y la paz”.

El presidente de Estados Unidos afirmó que él y May coincidieron en la necesidad de frenar el desarrollo de armas nucleares por parte de Irán, en estrechar la cooperación en defensa y “en la importancia de controlar la inmigración para detener el terrorismo”.

Trump agradeció a su anfitriona el trato dispensado durante esta visita y se mostró encantado especialmente con la cena de anoche en la mansión de Blenheim, donde nació el primer ministro Winston Churchil (1874-1965), por quien profesa gran admiración.

Por su parte, Theresa May aseguró hoy que, tras la salida del Reino Unido de la UE, su país y Estados Unidos perseguirán un acuerdo comercial “ambicioso”.

May afirmó que Trump ha accedido a buscar un acuerdo, pese a sus amenazas en sentido contrario publicadas hoy en el diario The Sun.

“No habrá límites en nuestra posibilidad de establecer acuerdos comerciales con todo el mundo una vez abandonemos la Unión Europea, sobre la base del acuerdo de Chequers que hemos remitido a la Unión Europea”, afirmó la primera ministra.

De esta manera, la jefa del Ejecutivo británico defendió el acuerdo que esta semana precipitó la dimisión de dos de sus principales ministros, que entendían que el Reino Unido quedaba con él sometido a la UE.

May esgrimió asimismo que no existen dos países “más unidos” que Estados Unidos y el Reino Unido en el propósito de mantener la “seguridad y prosperidad”, al tiempo que confirmó la sintonía entre ambas  potencias en la necesidad de detener el desarrollo de armas nucleares por parte de Irán.

Antes de acceder al podio, Trump y May avanzaron juntos por los jardines de Chequers y pudo verse como él le tomaba en ocasiones la mano.

Ésta es la primera rueda de prensa que ambos líderes mantienen juntos desde la visita de May a Washington en enero de 2017, cuando invitó a Trump a realizar una visita de Estado al Reino Unido, que de momento ha sido pospuesta por la oposición que suscita en este país.

La visita oficial -con menos honores- de Trump y su esposa, Melania, ha sido acogida con numerosas protestas en todo el Reino Unido y especialmente en Londres, ciudad que la pareja ha tratado de evitar a toda costa para eludir el rechazo de la población.

Después de la cita en Chequers, los Trump se dirigirán al castillo de Windsor, a unos 40 kilómetros de Londres, donde tomarán el té con la reina Isabel II de Inglaterra, antes de partir en visita privada hacia Escocia.

Con información de EFE

AAE

CARGANDO...