Liberan a cría de ballena jorobada en costas de Colima

Tras dos días de búsqueda a lo largo de las costas de Manzanillo, especialistas y oceanólogos localizaron al cetáceo en la zona de Playa de Oro e iniciaron las maniobras para liberarlo de la red
Imagen: Una cría de ballena jorobada fue liberada en la bahía de Santiago en el puerto de Manzanillo, Colima; quedó atrapada en redes de pesca. (Cuartoscuro.com/archivo)

Una cría de ballena jorobada que nadaba junto a su madre, a dos kilómetros de la Bahía de Santiago en el puerto de Manzanillo, Colima, quedó atrapada en redes de pesca, actualmente prohibidas por la Ley de Pesca y Acuacultura Sustentable.

Te recomendamos: Puerto Escondido, segundo espacio certificado en observación de ballenas

La red se enredó en gran parte de su cuerpo.

Tras dos días de búsqueda a lo largo de las costas de Manzanillo, el Grupo Universitario de Investigación de Mamíferos Marinos y cuatro especialistas del Instituto Oceanográfico del Pacífico, a bordo de una embarcación tipo Defender de la Secretaría de Marina, localizaron al cetáceo en la zona de Playa de Oro e iniciaron las maniobras para liberarlo de la red.

Sí, es una cría y tiene la red en toda la cabeza, la preocupación es que la ballena no se pueda alimentar, eso es lo que nos preocupa y que pueda morir a causa de eso”, comentó Andrea Cuevas Soltero, oceanóloga.

Las maniobras se complicaron porqué la ballena madre sintió que su cría estaba siendo atacada.

En cuanto queríamos acercarnos se metía, o sea, no nos daba oportunidad de acercarnos para nada y eso complicó muchísimo la maniobra para poder seguir trabajando”, afirmó Myriam Llamas González, oceanóloga.

La cría solo fue parcialmente liberada de la red que la cubrió.

No son redes de pesca selectiva, se usan para agarrar todo lo que hay en el mar, entonces probablemente, los organismos mamíferos, tortugas, se quedan atrapadas en ellas, al quitarle esta parte, que fue como el 70 por ciento, yo creo, de lo que llevaba, pues ya pudo navegar más libremente”, dijo el Teniente Jesús Alonso Barraza, biólogo de la Secretaría de Marina-Armada de México.

Un organismo que está aprendiendo a respirar y a nadar, como es un ballenato, pues es más el estrés, aunque esté a lado de la madre tenemos que garantizar que eso, en un futuro, no sea un problema para su desarrollo morfológico”, señaló el Teniente Luis Manuel Bautista Moreno, especialista del Instituto Oceanográfico del Pacífico.

El ballenato y su madre comenzaron a navegar rumbo a Jalisco, por lo que se activó una alerta a través de la Red de Asistencia a Ballenas Enmalladas en el Pacífico Mexicano para su relocalización.

Se estima que cada año, de 10 a 20 ballenas son lesionadas por redes de pesca en las costas mexicanas.

Con información de Bertha Reynoso y En Punto

TVR