Recibe nuestras notificaciones con las noticias más importantes al momento.

La tensión entre los miembros del G7, capturada en una imagen

Noticieros Televisa FUENTE: noticieros televisa DESDE: CDMX, México
La imagen capturó las tensiones entre Donald Trump y los otros líderes del G7. (AP)

Esta fotografía capturó la tensión vivida durante la cumbre G7 debido a la división entre Donald Trump y sus aliados más cercanos.

La imagen fue subida a redes sociales por la cuenta de la canciller alemana, Angela Merkel. En ella se ve en la esquina derecha a Donald Trump, sentado y cruzado de brazos; a su lado se encuentra John Bolton, quien hace tres meses fue nombrado asesor de Seguridad Nacional e impulsó la idea de justificar la guerra comercial que inició Trump como un asunto de seguridad nacional.

También cruzado de brazos se encuentra Shinzo Abe. El primer ministro de Japón tiene una relación cercana con Trump, pero enfrenta la presión de los demás países para unirse a las medidas de represalia por los aranceles estadounidenses al acero y aluminio. El mandatario japonés está flanqueado a la derecha por Kazuyuki Yamazaki, viceministro de Relaciones Exteriores, y la izquierda por Yasutoshi Nishimura, jefe adjunto del gabinete del secretario.

En el centro de la imagen, inclinada hacia Trump y recargándose sobre la mesa se encuentra la canciller alemana, Angela Merkel, quien ha intentado mantener una postura neutral y conciliadora dentro del grupo. Al momento de la foto, Merkel proponía un mecanismo para resolver las diferencias comerciales entre los países.

A la derecha de Merkel se alcanza a ver el presidente de Francia, Emmanuel Macron, quien tuvo un intercambio de tuits con Trump sobre las tarifas previo a la cumbre y la primera ministra británica, Theresa May, que en la semana le dijo a Trump que las tarifas eran decepcionantes, pero en la cumbre tuvo un discurso conciliador.

Ambos están siendo tapados por Larry Kudlow, principal asesor económico de Trump quien defiende las tarifas.

Ésta no fue la única fotografía publicada de ese momento.

Macron habla durante un encuentro con líderes del G7. (@fabreinbold)

La cuenta del presidente francés muestra aún más gente alrededor de la mesa mientras Macron habla y la versión canadiense capturó una escena más relajada y sonriente.

Merkel sonríe a Trump durante encuentro con líderes del G7 en Canadá. (Reuters)

Trump abandonó la cumbre antes de que terminara para viajar a Singapur, donde se reunirá el martes con Kim Jong-un, líder de Corea del Norte.

Al terminar el G7 se publicó una declaración conjunta en la que todos los países acordaban luchar contra el proteccionismo, trabajar por un comercio internacional libre y justo y asegurarse que el programa nuclear iraní se mantenga pacífico. Los países también exigieron a Rusia terminar con su comportamiento desestabilizador y detener el apoyo al presidente sirio Bashar al Assad. Si bien este comunicado no resolvía los problemas de fondo, simbolizaba un avance en la reducción de la tensión internacional.

Pero la unidad duró poco. El sábado, al término de la cumbre, Trudeau dio una declaración criticando la guerra comercial y prometiendo represalias.

“Le expliqué al presidente Trump que los canadienses no nos tomamos a la ligera que Estados Unidos continúe con tarifas importantes a nuestras industrias de acero y aluminio”…”y con pesar, pero con absoluta certeza y firmeza, continuaremos con las medidas de represalia el primero de julio, aplicando tarifas equivalentes a las que los estadounidenses nos aplicaron injustamente”, dijo Trudeau.

Justin Trudeau da un mensaje tras la cumbre del G7 en Canadá. (EFE)

La declaración del primer ministro canadiense hizo explotar a Trump quien momentos después y a bordo del Air Force One, tuiteó que Trudeau era deshonesto y débil por criticar las medidas de la Casa Blanca una vez que él ya no estaba, pero mostrarse suave y sumiso durante la cumbre.

Trump calificó las declaraciones del mandatario canadiense como falsas y anunció que Estados Unidos ya no respaldaría el comunicado de la cumbre y que revisará los aranceles para automóviles, que, de aumentar, agravarán la guerra comercial con sus aliados.

Los asesores de Trump atizaron aún más el fuego.

El asesor económico Larry Kudlow, dijo a la cadena CNN que Trump asistió a la cumbre con buenas intenciones pero Trudeau lo traicionó y de pasó arriesgó su imagen previo a la reunión con Corea del Norte.

Larry Kudlow, director del Consejo Económico de Estados Unidos: “Esencialmente es una traición. No sólo traicionó al presidente Trump, sino a los otros miembros del G7 que trabajaron juntos para sacar este comunicado”, dijo y agregó: “Él no permitirá ninguna muestra de debilidad en su viaje para negociar con Corea del Norte, ni debería hacerlo”.

Jake Tapper, presentador de CNN, preguntó: “¿Así que esto fue por Corea del Norte?”

Larry Kudlow: “Por supuesto, en gran medida”.

El asesor comercial de la Casa Blanca, Peter Navarro, calificó la declaración de Trudeau como uno de los peores errores de cálculo de un líder canadiense en la historia moderna.

“Chris, hay un lugar especial en el infierno para cualquier mandatario extranjero que emprenda diplomacia de mala fe con el presidente Donald J. Trump y luego trate de apuñalarlo por la espalda de salida”, dijo Navarro.

Trudeau no contestó a Trump personalmente, pero su equipo respondió que los ataques personales son inútiles e improductivos.

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, le recordó a Trump que nadie gana si pelean entre sí y que no se puede gobernar siendo inconsistente.

La canciller alemana, Angela Merkel, calificó la decisión de Trump de retirar su apoyo como deprimente, pero aseguró que no es el final del G7 y el jefe de la diplomacia alemana Heiko Maas lamentó que Trump haya destruido rápidamente una gran cantidad de confianza con un solo tuit.

Por otro lado, el presidente ruso Vladimir Putin dijo que el G7 debería detener el parloteo creativo y centrarse en problemas concretos relacionados con la cooperación. Ante la propuesta de Trump de reintegrar a Rusia al G7, los cuatro países europeos se opusieron. Rusia contestó que estaba interesado en otro formato, pero no cerraron del todo las puertas al grupo.

“No fuimos nosotros los que nos salimos. Mis colegas rechazaron venir a Rusia por razones conocidas. Son bienvenidos, estaremos listos para recibirlos a todos en Moscú”, dijo Putin.

Con información de J. Parcero

AAE