Recibe nuestras notificaciones con las noticias más importantes al momento.

‘La Rapidita’, nueva forma de extorsión a comerciantes en Central de Abasto de la CDMX

Los organizadores reúnen hasta 400 mil pesos en un solo día y rifan relaciones sexuales con mujeres
Noticieros Televisa FUENTE: noticieros televisa DESDE: CDMX, México
Foto: (Google Maps)

Presuntos comerciantes de la Central de Abasto de la Ciudad de México intentaron impedir el acceso a Palacio Nacional, pues la razón de su protesta, afirman, son malos manejos de recursos en la administración de la central, pero las autoridades de la capital lo atribuyen a la detención de siete personas que están involucradas en una ‘lotería clandestina’ conocida como “La Rapidita” en la que se rifaban relaciones sexuales con mujeres o elevadas sumas de dinero.

Te recomendamos: ‘Ya dejen de estar de groseros’, pide AMLO a comerciantes que bloquearon Palacio Nacional

Vendían a todos los comerciantes, al público en general, ‘te vendo un boletito’, ‘vale 10’, son muchachas muy guapas y así operaban, si entregaban los premios o no tampoco no me consta; desde los últimos 15 años estaban aquí operando”, aseguró Antonio Ponce Machorro, comerciante de la Central de Abastos, CDMX.

En un video se observa cómo una joven se acerca e invita a un comerciante a participar en “La Rapidita”, la rifa era organizada por ciudadanos sudamericanos dentro de la Central de Abasto, de acuerdo con los comerciantes, los organizadores podían reunir hasta 400 mil pesos en un solo día.

Llegaban, te decían ‘hola, ¿cómo estás, amiga?’, te tomaban de la mano y te decían  ‘cómprame un boletito’, atractivas, bien maquilladas, había una nube de muchachas guapas que andaban ofreciendo boletos para sacarse 10, 15 o hasta 50 mil pesos, el boleto lo vendían entre 10 y 20 pesos, el que quería lo compraba y el que no, pero nunca entregaban premios; el 23 de julio, policías federales y de migración detuvieron a un total de siete mujeres colombianas que en ocasiones vendían los boletos o eran ofrecidas en la rifa”, relató Pedro Huerta Ramos, comerciante.

Eran muchachas y muchachos en su mayoría, era gente de otro país, las mujeres son muy guapas y les pagaban bien, a veces podían comprar de 20 pesos hasta mil, dos mil o tres mil pesos”, dijo Ramiro Enciso, comerciante.

Autoridades de ese centro de abasto confirmaron que, al impedir estas rifas, se generaron inconformidades dentro de los grupos que operan al interior de la central.

Al día de hoy, no tenemos más que esa forma de extorsión la que es conocida como ‘La Rapidita’; ya hay investigaciones en proceso”, aseveró Juan Pablo Espejel, coordinador planeación y desarrollo ceda.

Cada uno de ellos está peleando por lo propio, lugares, a lo mejor lo de ‘la Rapidita’”, concluyó Pedro Torres, bodeguero.

Con información de En Punto

TVR