La popularidad de Duterte alcanza el 91% durante la crisis de COVID-19 en Filipinas

El respaldo al mandatario aumentó en cuatro puntos porcentuales desde diciembre de 2019, cuando logró un apoyo del 87%, a pesar de que Filipinas es el mayor foco de la COVID-19 en el Sudeste Asiático.
FOTO: Rodrigo Duterte, presidente de Filipinas. (Reuters)

La popularidad del presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, alcanzó el 91% según una encuesta realizada por la consultora Pulse Asia, el único sondeo de este tipo hecho durante la pandemia de COVID-19 y que arroja uno de los resultados más satisfactorios de todo su mandato.

Te puede interesar: Duterte ordena matar a quien viole cuarentena por coronavirus, en Filipinas

El respaldo al mandatario aumentó en cuatro puntos porcentuales desde diciembre de 2019, cuando logró un apoyo del 87%, a pesar de que Filipinas es el mayor foco de la COVID-19 en el Sudeste Asiático, con unos 322 mil 500 casos y más de 5 mil 700 muertes.

Según el sondeo de Pulse Asia publicado este lunes, el 5% de los entrevistados desaprueba la gestión de Duterte en los últimos meses, mientras que un 4% se muestra indeciso.

El mayor aumento de los apoyos, con un 11%, proviene de las clases sociales más pobres, a pesar de haber sido las más golpeadas durante la pandemia que ha dejado sin trabajo a cerca de la mitad de la población activa filipina.

Duterte es uno de los líderes mundiales con mayor respaldo popular, que no ha bajado del 65% en todo su mandato y ha alcanzado uno de sus récord en medio de la peor crisis sanitaria y económica en años en Filipinas, que entró en el segundo trimestre en recesión por primera vez en tres décadas.

Grupos de la oposición, organizaciones civiles y la comunidad médica han criticado duramente la respuesta a la pandemia de Duterte, que ha impuesto una de las cuarentenas más largas y estrictas del mundo, particularmente en Manila.

Sin embargo, un sondeo publicado en junio por Social Weather Station (SWS), la otra gran encuestadora del país, reflejó que un 84% de filipinos cree que el estricto confinamiento vale la pena si sirve para contener la COVID-19, aunque un porcentaje similar de la población, un 83%, admitió que su calidad de vida ha empeorado durante la pandemia.

Una de las paradojas que envuelven la figura de Duterte es que el elevado índice de apoyo a su gestión en general no va acompañado de un fuerte respaldo a sus políticas estrella, como la guerra contra las drogas o el acercamiento diplomático a China.

Un 93% de los filipinos repudia la postura pasiva de Duterte en su disputa territorial con el gigante asiático en el Mar de China Meridional, mientras que un 76 % rechaza las violaciones de los derechos humanos y el baño de sangre de su campaña antidrogas, que ha matado a unas 30 mil personas, según organizaciones humanitarias.

Sus comentarios sexistas, sus insultos a la Iglesia en la nación con más católicos de Asia, así como sus ataques la libertad de prensa y la persecución judicial de sus críticos en la democracia más antigua de la región, tampoco han agrietado su reputación interna

Con información de EFE.

LLH