¿Quién es la mujer que interrumpió la final de la Champions League 2019?

Foto: Kinsey Wolanski, la mujer que se ha vuelto viral en redes sociales tras interrumpir la final de la Champions league 2019 entre el Liverpool y Tottenham, junio 1 de 2019 (Instagram @vitalyzdtv)

Kinsey Wolanski, la mujer que se ha vuelto viral en redes sociales tras interrumpir la final de la Champions League 2019 entre el Liverpool y Tottenham (Instagram @vitalyzdtv)

Kinsey Wolanski, la mujer que corrió en el campo e interrumpió la final de la Champions League 2019 entre Liverpool y Tottenham fue identificada como la novia del controvertido YouTuber Vitaly Zdorovetskiy.

La sexy rubia se volvió viral en redes sociales cuando corrió a la cancha del Wanda Metropolitano de Madrid en un traje de baño promocionando el sitio de contenido para adultos.

View this post on Instagram

That’s my FUCKING GIRLFRIEND 🤫 @kinsey_sue #vitalyuncensored

A post shared by Vitaly (@vitalyzdtv) on

Según The Sun, Kinsey Wolanski, de 22 años, ha aparecido en Sports Illustrated, FHM y Maxim, pero es más conocida por mostrarse en publicaciones de YouTube con Zdorovetskiy en su sitio web con calificación X.

Prankster Zdorovetskiy también participó en eventos deportivos antes, ya que fue arrestado por correr en el campo durante las finales de la MLB de 2017 y de la NBA de 2016.

Las imágenes de Wolanski dieron la vuelta al mundo cuando al minuto 17 del juego evadió a personal de seguridad en el mediocampo.

UNA REVANCHA DE UN MINUTO Y 49 SEGUNDOS

Había terminado la foto de todo el equipo antes del comienzo del encuentro, no sólo los titulares, sino toda la plantilla, una novedad en las finales de la Liga de Campeones, a petición de Mauricio Pochettino, el técnico del Tottenham, cuando Andy Robertson corrió a toda velocidad hacia la grada ‘red’ en el Metropolitano para gritar, transmitir tensión y agitar a su público.

De vuelta a una final un año después de la derrota de Kiev, el Liverpool ya disponía de un penalti en menos de 30 segundos. Y en un minuto y 49 segundos, mandaba en el marcador. Un detalle solo quizá, pero puede que no sólo fuera eso cuando se entra en un partido de tal dimensión como éste, cuando cada concesión se paga carísima.

La final se redujo a un minuto y 49 segundos, realmente. Todo lo posterior lo condicionó ese momento. La mutación del Liverpool en un equipo más controlador, más defensivo, que trepidante y ofensivo; la cansina circulación de la pelota del Tottenham ante un rival que lo basó todo a un gol veloz, provocado por un accidente… Y al rigor en la colocación y, sobre todo, en la presión en el centro del campo.

De hace 14 años databa el último triunfo en la competición de las competiciones del club inglés, aquella gesta del 25 de mayo de 2004 en Estambul, cuando niveló un 3-0 en contra frente al Milán, con dianas de Steven Gerrard, Smicer y Xabi Alonso en seis minutos de margen, del 54 al 60, para imponerse luego en la tanda de penaltis.

Una década y media con títulos del Milan, del Manchester United, del Inter, del Chelsea, del Bayern Múnich y, sobre todo, del Real Madrid y el Barcelona, con cuatro cada uno, entre ellas las cinco más recientes; un dominio incontestable del fútbol español que este sábado entregó el relevo en el trono del balompié al Liverpool.

Con información de The Sun y EFE

HVI

CARGANDO...