Kim Jong-un preside reunión para ‘intensificar’ esfuerzos contra el COVID-19

Corea del Norte por el momento no ha notificado oficialmente ningún contagio de coronavirus a la OMS.
FOTO: Kim-Jong-un, líder de Corea del Norte. (EFE)

El líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, participó en una reunión de la cúpula del Partido de los Trabajadores destinada a “intensificar” los esfuerzos contra la pandemia de coronavirus, informaron medios estatales.

Te puede interesar: Inteligencia surcoreana cree que ausencia de Kim Jong-un pudo estar ligada con el coronavirus

Presidida por el dictador norcoreano, la 18 reunión del séptimo comité del partido único del país asiático tuvo lugar en la víspera y estuvo centrada en “prevenir la introducción del virus”, según recoge este miércoles la agencia estatal norcoreana KCNA.

En el encuentro se señalaron “algunos defectos” a la hora de combatir la propagación del virus y se discutió “una intensificación adicional del estado de emergencia y de los trabajos contra la epidemia”, según la nota del medio estatal.

En la reunión, donde además de la cúpula del partido único participaron expertos médicos, se presentó un informe sobre la situación del COVID-19 en el mundo y se destacó la necesidad de “evitar la autocomplacencia” y de “emplear la sabiduría y el estilo local” para combatir el nuevo coronavirus.

También se discutieron medidas organizativas para celebrar el próximo 10 de octubre de los 75 años de la fundación del Partido de los Trabajadores, una fecha para la cual Pionyang podría estar preparando un amplio desfile militar, según han señalado algunos analistas.

Corea del Norte por el momento no ha notificado oficialmente ningún contagio de coronavirus a la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El país ha mantenido sus fronteras cerradas a cal y canto desde final de enero, una medida que está dañando a su debilitada economía, que además se ha visto recientemente golpeada por una sucesión de catástrofes naturales.

Los medios de Pionyang informaron el pasado 26 agosto sobre un caso “sospechoso” de contagio de COVID-19, que afectaba a un desertor que regresó al país procedente del Sur.

El régimen decidió aislar la región fronteriza donde se detectó el posible caso y poner en cuarentena a miles de personas que habían podido tener contacto con el posible infectado, según la propaganda norcoreana, que no volvió a dar detalles del caso.

Con información de EFE.

LLH