Asesinato de Karla Pontigo, ejemplo de indiferencia de autoridades

Karla Pontigo fue asesinada en octubre de 2012; pasaron siete años para que la SCJN determinara abrir el caso y ordenara investigarlo como feminicidio
Asesinato de Karla Pontigo, ejemplo de indiferencia de autoridades. (Noticieros Televisa)

“Él ve unas escaleras y se sube y cuál fue la magnitud, encuentra a su hermana en un charco de sangre, la única palabra que le llega a decir su hermano es: ayúdame”, narró María Esperanza Lucciotto, madre de Karla Pontigo.

Te recomendamos: Gobierno de AMLO presenta estrategia contra la violencia hacia las mujeres

Pasaron 7 años para que la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) determinara reabrir el caso de Karla Pontigo y ordenara investigarlo como probable feminicidio y con perspectiva de género. La Procuraduría de Justicia de San Luis Potosí (SLP) había determinado que su muerte fue un homicidio no intencional ya que la víctima se cortó accidentalmente con unos vidrios.

Un golpe en la cabeza, un ojo salido, el labio mordido, arrancado, casi, a usted no lo muerden y lo arrancan, los brazos así marcados yo ya exploté: dejen de decirme que fue un accidente, porque esto no es un accidente”, dijo María Esperanza Lucciotto, madre de Karla Pontigo.

El ataque ocurrió el 28 de octubre del 2012 en la discoteca “Play” de San Luis Potosí, donde Karla trabajaba como edecán. La autopsia reveló que presentaba heridas genitales, muestra de una posible agresión sexual.

El gerente del lugar fue acusado de homicidio culposo, sin ningún agravante.

Fernando Pontigo, hermano de Karla, siempre la apoyaba, la dejaba y la recogía.

Ella a más tardar, no podía llegar después de las 2 de la mañana, y yo estaba ahí presente, esperándolos”, explicó María Esperanza Lucciotto.

Karla era acosada sexual y laboralmente

Karla Pontigo le había comentado a su madre que el dueño del lugar la acosaba sexual y laboralmente.

Estudió sistemas y trabajaba para pagar su carrera universitaria como nutrióloga.

Ella era una chica muy responsable, era estudiosa, muy trabajadora, ella nunca tomó, ella no fumaba, ella, nada”, agregó la madre de la joven.

María Lucciotto relata que vivió un infierno. En el Ministerio Público de San Luis Potosí le dijeron que tenía que aceptar la donación de los órganos de su hija, para que iniciaran la investigación como homicidio.

Di los dos riñones y las dos córneas, para levantar una demanda”.

Asesinato de Karla Pontigo, ejemplo de indiferencia de autoridades. (Noticieros Televisa)

La sentencia 1284/2015 del amparo en revisión de la Suprema Corte, publicada el pasado miércoles, determinó que la muerte de Karla debe ser investigada con perspectiva de género, ya que cumple con las agravantes de un feminicidio: hay vínculo de confianza o subordinación, el cuerpo presenta violencia sexual, vejación o mutilación.

El caso quedó detenido desde el 2015, mientras se resolvía el amparo presentado ante la Suprema Corte. Ahora la Fiscalía de San Luis Potosí deberá reponer la investigación, detener al responsable y castigar las omisiones de las autoridades.

Hemos hecho un llamado, para que esto no detenga el proceso de reparación del daño para los familiares de Karla”, dijo Edith Olivares, jefa de Derechos Humanos de Amnistía Internacional.

La representante de Amnistía Internacional dice que en este como en otros feminicidios, los familiares de las víctimas recibieron amenazas de muerte por exigir justicia, perdieron su trabajo y su salud se deterioró.

La Fiscalía General de San Luis Potosí se comprometió a cumplir la sentencia de la Suprema Corte en el caso de Karla Pontigo.

Con información de Guillermo López Portillo, Noticieros Televisa

AAE