Recibe nuestras notificaciones con las noticias más importantes al momento.

Juez prohíbe protestas y acampar cerca de sede donde Lula está preso

Noticieros Televisa FUENTE: efe DESDE: BRASILIA, Brasil
Un oficial de policía empuja a los simpatizantes del expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva durante una protesta en el Departamento de Policía Federal en Curitiba, Brasil (AP)

Un juez brasileño prohibió protestas y acampadas en los aledaños de la sede de la Policía Federal de Curitiba, en el sur del país, donde el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva comenzó a cumplir la pena de 12 años de prisión por corrupción, informaron fuentes oficiales.

La decisión fue tomada en la noche de este sábado por el juez Ernani Mendes Silva Filho tras verificar “aglomeración de personas y movimientos que pueden ocasionar transtornos a los vecinos de la región y grave lesión al orden de la seguridad”.

Cientos de simpatizantes y detractores del exmandatario se concentraron en los alrededores del recinto en un clima de tensión que obligó a la Policía Militarizada a establecer un cordón policial de 30 metros para separar a ambos grupos.

En este sentido, el magistrado prohibió la entrada de personas y vehículos no autorizados en las calles próximas al recinto donde Lula está en prisión para “garantizar la seguridad de la población del entorno” y “evitar acontecimientos violentos”, según indicó en su auto.

También prohibió “montar estructuras y acampadas en las calles y plazas de la ciudad sin previa autorización municipal”.

En el momento del aterrizaje del helicóptero en el que llegó el exmandatario para ser conducido a su celda, equipos de choque de la Policía dispersaron con gases lacrimógenos a los partidarios de Lula que protestaban en la puerta de la sede policial.

Lula, de 72 años, se entregó el sábado a las autoridades después de pasar las dos últimas dos noches atrincherado en el Sindicato de los Metalúrgicos de Sao Bernardo do Campo (EFE)

Contra los detractores no utilizaron los mismos métodos y esperaron a que abandonaran el lugar por su propio pie.

Lula, quien gobernó Brasil entre 2003 y 2010 y pretende presentarse a las elecciones del próximo octubre pese a su situación jurídica, ingresó hoy en la sede de la Policía Federal de Curitiba, donde fue recluido para empezar a cumplir la pena de 12 de prisión por corrupción pasiva y lavado de dinero.

Lula llegó a Curitiba en avión un procedente de Sao Paulo, donde se entregó a la Policía Federal en cumplimiento del auto de prisión dictado por el juez Sergio Moro.

Moro, encargado en primera instancia de las investigaciones del caso Petrobras, por el que fue condenado Lula, sentenció a Lula en julio de 2017 a 9 años y 6 meses de prisión al dar por comprobado que obtuvo un apartamento en la playa a cambio de beneficiar a la constructora OAS con contratos de la petrolera estatal.

La condena fue aumentada en enero pasado a 12 años y 1 meses por un tribunal de segunda instancia, que además determinó su ingreso en prisión una vez agotados los recursos en esa corte.

MAYOR SINDICATO DE BRASIL PIDE MOVILIZACIÓN CONTRA PRISIÓN DE LULA

La Central Única de los Trabajadores (CUT), mayor unión sindical de Brasil, convocó a sus militantes a una movilización permanente para presionar por la liberación del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, que se entregó a la Policía este sábado para cumplir una condena de doce años por corrupción.

“La CUT propone a todas sus ramas y a sus regionales que declaren el estado de movilización permanente en defensa de la libertad para Lula y de su derecho a ser candidato a la presidencia de la República”, expresó en un comunicado la central sindical, histórica aliada del izquierdista Partido de los Trabajadores (PT) de Lula.

La CUT también pidió a todos sus afiliados que “realicen actividades en sus bases por la liberación inmediata de Lula, con la distribución de panfletos y la participación desde ya en asambleas en los lugares de trabajo y en manifestaciones”.

Un partidario del expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva protesta frente al Departamento de la Policía Federal en Curitiba, Brasil (AP)

“Vamos a hacer grandes actos el 1 de mayo en defensa de nuestros derechos y de la libertad de Lula”, anticipó la unión sindical.

La CUT, central de la que Lula también fue dirigente durante su carrera sindical, calificó de “preso político” al considerado líder más carismático de Brasil y dijo que el objetivo de su detención fue impedirle disputar las presidenciales de octubre, en las que figura como el máximo favorito en todos los sondeos.

“En más de 40 años de actuación política al expresidente le revisaron e inspeccionaron la vida los órganos de investigación y nunca encontraron nada que pudiera manchar su historia y su honestidad. Fue tan sólo con un proceso forjado, sin pruebas, repleto de irregularidades e ilegalidades que fabricaron esa condenación”, aseguró la CUT.

La central consideró la condena como una “profundización” del golpe que sufrió en abril del año pasado la entonces presidenta Dilma Rousseff, ahijada política de Lula y que fue destituida por el Congreso tras un juicio por irregularidades en la presentación de las cuentas fiscales.

“Hoy, sin dudas, el compañero Lula sería elegido nuevamente presidente para retomar y ampliar su proyecto democrático y popular, y revertir las desastrosas políticas de los golpistas para suprimir derechos laboristas y entregarle el patrimonio público a las multinacionales”, agrega en su nota la CUT, que reafirmó no sólo apoyo al expresidente sino también a su candidatura.

La entrega de Lula, sin embargo, demoró varias horas después de su discurso e incluso casi fue impedida por decenas de militantes (Reuters)

La convocatoria de la CUT fue divulgada poco después de que Lula abandonara la noche de este sábado la sede del Sindicato de los Metalúrgicos de Sao Bernardo do Campo, donde estaba atrincherado desde el jueves, para entregarse a la Policía.

Tras su detención, el expresidente será conducido a una celda especial en la sede de la Policía Federal en la ciudad de Curitiba, donde tendrá que cumplir la pena de 12 años de prisión a la que fue condenado por corrupción y lavado de dinero.

La detención fue emitida por el juez federal Sergio Moro, responsable de la investigación del gigantesco escándalo de corrupción en la estatal Petrobras.

Además de la CUT, la presidenta del Partido de los Trabajadores (PT), senadora Gleisi Hoffmann, convocó a toda la militancia de izquierdas a “ocupar” Brasilia y Curitiba hasta que Lula deje la prisión.

Según Hoffmann, la militancia del PT acampará “desde el domingo” en Curitiba y el lunes hará lo mismo en Brasilia para exigir “la libertad de Lula a los magistrados golpistas de la Corte Suprema”.

Con información de EFE

HVI