Recibe nuestras notificaciones con las noticias más importantes al momento.

‘Juanito Pistolas’, de niño sicario a víctima ‘sin cabeza’ del narco

Para un menor reclutado por una organización criminal las oportunidades de escapar son pocas
Noticieros Televisa FUENTE: noticieros televisa DESDE: CDMX, México
FOTO: "Juanito Pistolas", presunto integrante del Cártel del Noreste, murió durante un enfrentamiento en Nuevo Laredo, Tamaulipas. (Noticieros Televisa)

Un fenómeno muy preocupante es el de los niños que están siendo reclutados por los grupos criminales.

Te puede interesar: ‘Juanito Pistola’, el niño sicario del Cártel del Noreste, entre los abatidos en Nuevo Laredo

Este martes, en Nuevo Laredo, Tamaulipas, se reportó la muerte de un menor de 16 años de edad durante el enfrentamiento entre policías estatales y civiles armados que dejó siete muertos.

Fue identificado como alias “Juanito Pistolas”, presunto integrante del Cártel del Noreste.

A “Juanito Pistolas” o “Comandante Chikitín”, un menor de 16 años originario de Tamaulipas le fue escrita una canción.

Su muerte fue comentada en redes sociales por su crudeza.

Tras un tiroteo entre policías estatales y civiles armados, el cuerpo del joven quedó sin cabeza.

Te puede interesar: Abaten a 11 miembros de “Tropa del Infierno”, del Cártel del Noreste, en Nuevo Laredo

Otros niños reclutados

El reclutamiento de menores por parte de grupos de la delincuencia organizada no es nuevo.

La Red por los Derechos de la Infancia en México (REDIM) señaló que se incrementó desde 2006, cuando el Gobierno Federal inició su estrategia contra el narcotráfico.

Los grupos criminales tenían en aquel momento pues efectivos para controlar los plantíos o temas de seguridad de sus líderes se vieron forzados a incrementar el número de elementos”, apuntó Juan Martín Pérez García, director de REDIM.

Organizaciones como el Cártel del Golfo han reclutado a menores, como los estadounidenses Rosalío Reta y Gabriel Cardona, responsables del atentado con granadas al bar “El Punto”, en Nuevo León, en mayo de 2006, o el caso de Édgar “N” también conocido como “El Ponchis”, reclutado por los Beltrán Leyva en Morelos.

Los grupos criminales no quieren formar nuevos líderes criminales. Si llegan a tener cierta trayectoria delictiva, los propios grupos criminales los asesinan porque se convierten en testigos”, señaló Juan Martín Pérez García, director de REDIM.

Para un menor reclutado por una organización criminal las oportunidades de escapar son pocas.

Un niño, una niña que está vinculado a un grupo criminal será expuesto a hechos de violencia extrema, posiblemente y con toda seguridad a violencia sexual o violaciones, por supuesto también a cometer delitos, a consumir sustancias, se maneja en Naciones Unidas también que el reclutamiento de niños y niñas es una esclavitud moderna”, indicó Juan Martín Pérez García, director de REDIM.

Con información Raymundo Pérez Arellano, Julián López y Bernardo Zavaleta.

LLH