Lee también:

Joven holandesa, víctima de abuso sexual, no murió por eutanasia

La joven holandesa Noa Pothoven, de 17 años y víctima de abuso sexual, murió por dejar de comer y beber y no por eutanasia