Ver ahora

Irán convoca al embajador británico por su asistencia a una protesta ‘ilegal’

El embajador británico en Teherán, Robert Macaire, fue brevemente detenido poco después de asistir a la protesta
El embajador británico en Teherán, Robert Macaire. (Foto: Tw

El Ministerio de Exteriores de Irán convocó este domingo al embajador británico en Teherán, Robert Macaire, por su asistencia a una protesta “ilegal”, en la que fue brevemente detenido, al tiempo que frente a la Embajada hubo una manifestación contra el Reino Unido.

Te recomendamos: Presidente iraní promete castigo para culpables del derribo de avión ucraniano

Según un comunicado, Exteriores recordó a Macaire que la presencia de embajadores extranjeros en reuniones ilegales no está relacionada con sus responsabilidades y es contraria a la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas.

El viceministro de Exteriores iraní, Abas Araqchí, dijo asimismo en Twitter que el embajador británico fue “arrestado como un extranjero desconocido en una reunión ilegal”.

Cuando la policía me informó de que arrestaron a un hombre que afirmaba ser el embajador del Reino Unido dije ¡IMPOSIBLE! Solo después de mi conversación telefónica con él lo identifiqué y 15 minutos después estaba libre”, agregó.

Macaire fue brevemente detenido poco después de asistir a una vigilia en honor a los 176 fallecidos, entre ellos tres británicos, en el derribo por error de un avión ucraniano en Teherán, que derivó en una protesta antigubernamental.

Puedo confirmar que no participé en ninguna manifestación. Fui a un evento anunciado como una vigilia por las víctimas de la tragedia #PS752 (…) Me fui después de 5 minutos, cuando algunos comenzaron a corear (lemas)”, precisó hoy en Twitter el embajador británico.

El secretario de Estado de Seguridad del Reino Unido, Brandon Lewis, afirmó este domingo que la prioridad del Gobierno británico respecto a Irán, tras el arresto temporal de su embajador en Teherán, es tratar de “desescalar” las tensiones.

En este momento, nuestro objetivo es hacer lo posible para desescalar la situación, porque eso es lo que juega en el mayor interés no solo de los británicos, sino de las personas en la región (Oriente Medio) y en todo el mundo”, afirmó Lewis en una entrevista con el canal “Sky News”.

Cuestionado sobre la posibilidad de que el Reino Unido retire su misión diplomática de Teherán, el secretario de Estado de Seguridad dijo que Londres “quiere asegurarse de que tiene la capacidad de dialogar con sus socios y con países de todo el mundo”.

Las rutas diplomáticas que mantenemos en países alrededor del mundo, incluido Irán, son importantes para nosotros”, subrayó Lewis, que indicó asimismo que la “seguridad” de su personal es una de sus prioridades.

Afirmó al mismo tiempo que la detención del diplomático británico es “totalmente inaceptable” y urgió a Teherán a “abandonar ese tipo de actividades”.

Queremos ver como esta situación se desescala y se vuelve a establecer un diálogo adecuado”, agregó el secretario de Estado.

Lewis subrayó que el primer ministro británico, Boris Johnson, ha conversado en los últimos días con los líderes de Irán, Estados Unidos, Francia y Alemania para abordar la situación.

El ministro de Exteriores británico, Dominic Raab, declaró por su parte en un comunicado el sábado por la noche que el arresto temporal de Macaire fue “una flagrante violación de la legislación internacional”.

En este ambiente de tensión, varios diputados iraníes plantearon hoy en una sesión del Parlamento expulsar al embajador británico.

Esta misma demanda, así como el cierre de la embajada del Reino Unido en Teherán, fue también el principal lema de los manifestantes frente a la delegación diplomática.

Unas 200 personas gritaron “Muerte al Reino Unido” y eslóganes similares contra Estados Unidos y prendieron fuego a la bandera británica, rodeados de un amplio despliegue policial.

También hay un gran despliegue de antidisturbios en otras zonas del centro de Teherán como la plaza Azadi y varias universidades para evitar eventuales concentraciones como las de ayer de críticas a las autoridades por el derribo del avión.

La rabia popular en Irán estalló ayer al reconocer las Fuerzas Armadas que derribaron el avión de Ukraine International Airlines (UIA) al confundirlo con un misil de crucero al estar en alerta ante un posible ataque de Estados Unidos.

El aparato se estrelló al sur de Teherán poco después de despegar del aeropuerto internacional Imán Jomeiní con destino a Kiev con 167 pasajeros, entre ellos 82 iraníes y 63 canadienses, aunque estos últimos en su mayoría con doble nacionalidad, y nueve tripulantes ucranianos.

Con información de EFE.

RAMG