Incendios del Amazonas en Brasil rompen récords en julio; analistas esperan escenario peor

Julio cierra con 6 mil 803 incendios forestales en el Amazonas; analistas temen que la cifra sea la antesala de una destrucción como la vista el año anterior
Un helicóptero realiza labores de lucha contra incendios, cerca de la ciudad de Corumbá donde se encuentra el pantanal brasileño de Mato Grosso, uno de los mayores humedales del planeta. (Foto: EFE)

El número de incendios en la selva del Amazonas de Brasil aumentó un 28% en julio respecto al año anterior, según mostraron datos oficiales este sábado 1 de agosto, y ambientalistas advirtieron que el incremento de esta semana podría indicar una repetición de la destrucción ocurrida el año pasado.

Te recomendamos: Presidente de Brasil culpa a Leonardo Dicaprio por incendios del Amazonas

La agencia de investigación espacial de Brasil, Inpe, registró 6 mil 803 incendios en el Amazonas en julio, frente a los 5 mil 318 del mismo mes de 2019.

Aunque es un máximo de tres años para julio, la cifra palidece en comparación con el pico del año pasado de 30 mil 900 incendios en agosto, un máximo de 12 años para ese mes.

Aún así, grupos ambientalistas dicen que hay signos preocupantes de lo que puede venir, y los últimos días del mes muestran un fuerte aumento.

El 30 de julio se registraron más de mil incendios, el número más alto para un solo día en julio desde el 2005, según un análisis del grupo de defensa Greenpeace Brasil.

“Es una señal terrible”, dijo Ane Alencar, directora científica del Instituto de Investigación Ambiental del Amazonas (IPAM) de Brasil. “Podemos esperar que agosto ya sea un mes difícil y septiembre sea aún peor”.

Los defensores del medio ambiente culpan al presidente Jair Bolsonaro por alentar a los taladores ilegales, mineros y especuladores de tierras a destruir el bosque con su visión del desarrollo económico de la región.

Bolsonaro defiende sus planes de introducir la minería y la agricultura en reservas protegidas como una forma de sacar a la región de la pobreza.

Este año, el presidente autorizó un despliegue militar de mayo a noviembre para combatir la deforestación y los incendios forestales. También ha prohibido prender fuego en la zona durante 120 días.

En 2019, Brasil instituyó las mismas políticas temporales aunque más avanzado el año, después de que los incendios en el Amazonas provocaron protestas globales.

Los científicos dicen que la selva tropical es una defensa vital contra el calentamiento global porque absorbe gases de efecto invernadero.

Con información de Reuters

AOV