Recibe nuestras notificaciones con las noticias más importantes al momento.

Año 2019, excepcional por intensidad de incendios forestales y emisiones CO2

Entre el 1 de enero y el 30 de noviembre los incendios forestales emitieron unos 6.375 megatones de CO2
Noticieros Televisa FUENTE: efe DESDE: MADRID, España
Un oficial de bomberos trabaja para extinguir un incendio al norte de Sídney, Australia. (EFE)

El año 2019 ha sido “excepcional” en la actividad de los incendios forestales, tanto en intensidad como en emisiones de CO2, según un informe publicado este jueves por el Servicio de Vigilancia Atmosférica de Copérnico (CAMS), que destaca los fuegos en el Amazonas, Australia o Indonesia.

Te recomendamos: Incendios en Australia cubren Sídney con un denso manto de humo

El informe indica que entre el 1 de enero y el 30 de noviembre los incendios forestales emitieron a la atmósfera unos 6.375 megatones de CO2 en todo el mundo.

Este ha sido un año “extremadamente intenso” para el CAMS en cuanto a la monitorización de incendios, señaló el científico de ese servicio de vigilancia Mark Parrington, quien indicó que “en ocasiones” han observado una actividad de incendios “bastante excepcional”.

Así, incluso en los lugares donde resulta previsible que se produzcan fuegos, la actividad ha sido “sorprendente” en algunos momentos del año.

Muchos han sido objeto de las noticias a escala mundial, como los del Amazonas, sin embargo, algunos incendios mucho menos conocidos también han ejercido “un efecto significativo en el medio ambiente y la calidad del aire”, como los registrados en Colombia, Venezuela, Siria y México.

Los incendios forestales pueden ser responsables de la contaminación del aire “en mayor medida que las emisiones industriales” y producen una combinación de partículas, monóxido de carbono y otras sustancias contaminantes que puede ser peligrosa para la salud de todos los seres vivos del planeta.

Los incendios en la Amazonía emitieron unos 25 megatones de CO2 en los primeros 26 días de agosto. Si bien se trata de la estimación de emisiones más elevada para agosto de todos los estados brasileños que conforman la región, se situó relativamente en línea con los datos totales para los meses de agosto anteriores en todo de Brasil desde que comenzaron los registros del GFAS, en 2003.

Las imágenes satelitales mostraron “enormes penachos de humo que abarcaban millones de kilómetros cuadrados derivados de los incendios en la zona occidental del Amazonas”.

Como sucede en cualquier incendio que afecta a la vegetación, las emisiones provocan “un gran volumen de contaminación atmosférica y de partículas, lo que afecta considerablemente a la calidad del aire”.

Además de tener repercusiones en la salud de los seres humanos, los incendios afectaron a los tres millones de especies conocidas de plantas y animales de la zona y una de las principales preocupaciones que suscitan los incendios de esta envergadura en la región es el efecto en el ciclo de carbono debido a la pérdida de selva y a los cambios en la vegetación.

En Indonesia los violentos fuegos fueron uno de los incidentes “más intensos en casi dos décadas” y se estima que emitieron al menos 708 megatones de CO2 hasta finales de noviembre.

Los incendios ocasionados principalmente por la quema de turberas ricas en carbono y unas condiciones más secas de lo habitual quemaron miles de hectáreas de terreno de importancia ecológica

Los incendios de vegetación en Australia “no tuvieron precedentes en ciertas regiones en comparación con los últimos 16 años” y en algunas zonas el humo provocó una oscuridad total.

En Siria los fuegos quemaron vastas áreas de terrenos de cultivo, lo que provocó “temores a que se diese una situación de inseguridad alimentaria”.

Además fueron “extraordinarios” en términos de ubicación, envergadura y duración los incendios del círculo polar ártico, que emitieron 182 megatones de dióxido de carbono a la atmósfera y estuvieron causados por unas condiciones inusualmente cálidas y secas en la región.

Parrington recordó que esta actividad de supervisión es “importante para concienciar a las personas sobre las repercusiones a mayor escala de los incendios forestales y de sus emisiones de humo, de modo que las organizaciones, empresas y particulares puedan estar informados y anticiparse a los posibles efectos de la contaminación del aire”.

El servicio CAMS proporciona previsiones diarias de las emisiones producidas por los incendios a escala global gracias a su Sistema Mundial de Asimilación de Datos sobre Incendios (GFAS, por sus siglas en inglés), que integra los datos del poder radiativo del fuego recabados mediante sensores satelitales.

Con información de EFE.

RAMG