Incendios forestales cerca de Atenas no ceden

Un bombero reacciona cuando las llamas se elevan durante un incendio forestal cerca de Kapandriti, Grecia (Reuters)

Bomberos griegos luchaban el martes por tercer día consecutivo contra un incendio forestal al noreste de Atenas, en un intento por evitar que se extendieran las llamas que han calcinado ya miles de hectáreas de bosques de pinos en la zona.

El incendio comenzó en Kalamos, un balneario situado a unos 45 kilómetros al noreste de Atenas, y se propagó hacia otras tres aldeas, afectando a decenas de casas. Se declaró el estado de emergencia en el área.

Estamos intentando contener los focos activos y la máxima prioridad es la protección de vidas humanas”, dijo la portavoz de los bomberos, Stavroula Maliri, en una conferencia de prensa.

Tres aviones y seis helicópteros lanzaban agua sobre las llamas durante la mañana, ayudando a 180 bomberos y un centenar de personal militar que combatían el fuego sobre el terreno cerca de la localidad de Kapandriti.

Un bombero toma un respiro para lidiar contra un incendio forestal en Grecia (Reuters)

La lucha contra los incendios se vio dificultada por lo accidentado del terreno, lleno de pequeñas comunidades, y por el viento cambiante, que alteraba el frente de llamas en muchos puntos. La espesa columna de humo que se elevaba hacia el cielo complicaba las operaciones desde el aire.

Las autoridades ordenaron una evacuación preventiva de dos campamentos de verano y casas en la zona y desalojaron un monasterio después de que el fuego llegó a su verja el lunes. Cientos de residentes de Kalamos huyeron con dirección a la playa, donde pasaron la noche.

Las llamas por un incendio forestal cerca de la aldea de Metochi, Grecia (Reuters)

El lunes, los bomberos se enfrentaron a más de 90 incendios en toda Grecia, una situación alimentada por vientos secos y altas temperaturas que llevaron las llamas a las puertas de Atenas y afectaban al Peloponeso y las islas Jónicas de Zakynthos y Kefalonia.

HVI