Recibe nuestras notificaciones con las noticias más importantes al momento.
Ver ahora

INAH protege y restaura pirámides mayas en Yucatán

Yucatán cuenta con más de 2 mil zonas arqueológicas mayas, donde existen poco más de 100 pirámides, que son emblemáticas construcciones, la mayoría de carácter religioso y con una relación al cosmos
INAH protege y restaura pirámides de vestigios arqueológicos en Yucatán. (INAH)

El Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) restaura e interviene pirámides de zonas arqueológicas mayas de Yucatán, como parte del protocolo de consolidación y protección a estructuras prehispánicas.

Te recomendamos: INAH encuentra objetos y vestigios mayas de más de 2,600 años de antigüedad

Las Pirámides mayas donde se trabaja son: la de Kulubá y la de serie inicial en Chichén-Itzá, recién descubiertas, así como la del adivino en Uxmal, la de “Chaltún Ha” y “Kinich Kakmó” en el municipio de Izamal.

Trabajos de restauración, de mantenimiento, de conservación en general de estas zonas arqueológicas. Recursos que se generen producto de las zonas arqueológica que se reinviertan en ellas mismas”, detalló Eduardo López, delegado del INAH en Yucatán.

Yucatán cuenta con más de 2 mil zonas arqueológicas mayas, donde existen poco más de 100 pirámides, que son emblemáticas construcciones, la mayoría de carácter religioso y con una relación al cosmos.

INAH protege y restaura pirámides de vestigios arqueológicos en Yucatán. (INAH)

La pirámide de “Kinich Kakmó” es la tercera más alta del país luego de la pirámide del Sol en Teotihuacán y la pirámide de Cholula en Puebla.

Es una de las tres más importantes de toda Mesoamérica, esta pirámide tiene cerca de 40 metros de altura, tiene alrededor de 36, 38 metros desde la parte de abajo y lo que llega a la plataforma de 16, 18 metros”, reiteró Rafael Burgos, arqueólogo del INAH en Yucatán.

En el Palacio del Gobernador se detectaron todas las patologías estructurales para consolidarlo, este edificio data del 950 después de Cristo.

Las principales patologías que podemos ver es el derrumbe de los cuerpos del basamento que, por el tiempo, por los años se han desplomado y nuestro trabajo va a consistir en hacer una exploración sistemática”, destacó José Huchim, arqueólogo del INAH,

Esperamos poder hacer temporadas de mantenimiento para que esto continúa con una buena conservación. Es un proceso muy minucioso, cada área tiene su grado de complejidad”, reiteró Karla Martínez, restauradora del INAH en Yucatán.

En los trabajos de excavación se han hallado vestigios como cerámica, armas y diversos objetos pertenecientes en su mayoría a la élite maya.

Con información de Alejandro Sánchez

KAH