Recibe nuestras notificaciones con las noticias más importantes al momento.
Ver ahora

IEPS a comida chatarra ingresa al erario 7 mil 602 mdp

Noticieros Televisa FUENTE: noticieros televisa DESDE: CDMX, México
AMLO anuncia campaña ‘intensa’ de orientación nutricional. (Noticieros Televisa)

La comida chatarra, denominada como alimentos no básicos por su alta densidad calórica, dejó al erario público ingresos por siete mil 602 millones de pesos en el primer trimestre del año a través del impuesto especial (IEPS) que la grava desde el año 2014.

De acuerdo con información de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), los ingresos de este trimestre representan un 52.2% en términos reales respecto al mismo periodo del 2017.

De enero a abril de 2018, primer trimestre del año, con el IEPS para la comida chatarra se obtuvieron mayores ingresos de lo esperado. En el programa de la dependencia se preveía obtener 5709 millones de pesos. Sin embargo, la meta se superó por 2396 millones de pesos.

El gravamen existe desde el año 2014, cuando se colocó un impuesto del 8% a cada 100 gramos de los alimentos no básicos con alta densidad calórica, los cuales son clasificados así si es que tienen un contenido energético igual o mayor que 275 kilocalorías.

Adrián García, investigador de ingresos del Centro de Investigación Económica Presupuestaria, comentó que, si bien el objetivo de gravar la comida chatarra era reducir su consumo para combatir los altos niveles de obesidad, aún es pronto para medir su impacto en la salud de las personas.

Es muy pronto para estimar la eficacia de este impuesto, pues se tendría que evaluar qué tanto han reducido realmente los niveles de obesidad en la población”, dijo.

También comentó que, para lograr reducir los niveles de la obesidad y enfermedades crónico-degenerativas, debió haberse acompañado el impuesto de campañas de concientización:

Se debió establecer un programa de cuidado a la salud, educación alimenticia e invertir en bebederos de agua potable. Este tipo de medidas puede ayudar a aminorar el problema, porque esos productos tienen una demanda inelástica, es decir, si se incrementa su precio, el consumo tiende a disminuir”

Con respecto a las bebidas saborizadas, como los refrescos y jugos, al primer trimestre del año, el gobierno obtuvo ingresos por 5709 millones de pesos, lo que significó una reducción de 2.3 % anual en términos reales.

El precio de estas bebidas fue gravado en 2014, al igual que la comida chatarra. El impuesto consiste en una cuota de 1 peso por litro.

Con información de El Economista

ASA

También puedes leer: Estímulo al IEPS para los combustibles continúa vigente en 2018: SHCP