‘Horas críticas’ se viven en la búsqueda del submarino argentino desaparecido

Continúa la búsqueda del submarino argentino ARA San Juan

Continúa la búsqueda del submarino argentino ARA San Juan. (Reuters)

La Armada argentina aseveró este martes que se viven “horas críticas” y de “mucha incertidumbre” en la búsqueda del submarino ARA San Juan tras 13 días desaparecido en aguas del océano Atlántico, aunque remarcó el compromiso para hallar el sumergible lo antes posible.

“Son horas críticas, 13 días de búsqueda, aún no hemos podido detectar el submarino. Son horas de mucha incertidumbre. La Armada no genera la incertidumbre, la situación es incierta”, explicó el capitán de navío, Enrique Balbi, en una conferencia de prensa en la sede central de la Armada en Buenos Aires.

El portavoz del cuerpo castrense agregó que la meteorología hoy “no es tan buena”, con “vientos regulares y olas de entre dos y tres metros”, por lo que todavía está demorada la llegada a la zona de búsqueda del minisubmarino de Estados Unidos que puede descender hasta los 600 metros de profundidad.

Debido a la “comunicación permanente” con el Gobierno, el parte diario de la Armada sobre los detalles del rastreo en el mar, en el que participan más de una docena de países, se demoró hoy más de dos horas de la hora prevista, lo que llevó a pensar que podía ser por tener novedades en el caso.

“Es una situación muy complicada, crítica, angustiante, de tensión y preocupación para los familiares y con toda la Armada comprometida”, subrayó Balbi, quien remarcó que, a pesar de haber pasado 13 días sin noticias del buque, no hay fecha de finalización de la búsqueda en el océano.

Se trata de un “operativo humanitario sin precedentes”, continuó el capitán, con 23 buques de superficie, ocho aeronaves y más de 4.000 personas trabajando por ello.

A pesar de las condiciones meteorológicas, la llegada del buque ruso Yantar se mantiene para el 5 de diciembre, mientras que esta madrugada zarpó la corbeta Robinson con un vehículo sumergible ruso con alcanza un área de operaciones de entre 200-300 metros.

Actualmente, ocho buques se encuentran en el área de operaciones con centro en la zona en la que se registró una explosión el día en que desapareció el submarino, que todavía se desconoce si provino de la nave.

Se rastrea un radio de 36 kilómetros “que implica una superficie circular de casi 4.000 kilómetros cuadrados”, concluyó Balbi.

‘EL ESFUERZO DARÁ FRUTOS Y VAMOS A HALLAR EL SUBMARINO’, DICE COMANDANTE 

El comandante de uno de los buques de la Armada argentina que ayudan en la búsqueda del submarino ARA San Juan, desaparecido hace 13 días, está convencido de que aunque es “una tarea lenta” y la meteorología no ayuda, el esfuerzo “va a dar sus frutos” y el submarino “va a ser localizado”.

“En este momento, el sentimiento de cada buque que está en la búsqueda, de todas las tripulaciones, es de dar el máximo esfuerzo hasta conseguir el objetivo final, que es encontrar el submarino”, dijo el capitán de fragata Fernando Sabadín sobre el ARA Patagonia, buque que cumple tareas de logística llevando alimentos, agua y combustible a otros barcos que participan de la búsqueda.

Hasta la ciudad bonaerense de Mar del Plata, donde tiene su base el submarino desaparecido, con 44 personas a bordo, y adonde la nave debería haber llegado hace nueve días, el buque logístico llegó el pasado domingo tras haber estado en la zona de búsqueda para cargarse de agua, víveres y combustible.

“La misión principal de este buque es reabastecer a buques en operaciones en alta mar. Estos pertrechos logísticos los llevamos directamente al área de operaciones”, cuenta Sabadín.

El comandante explicó que los buques, para reabastecerse, se aproximan a esta unidad a una distancia de 35 metros aproximadamente en movimiento, navegando a unos 12 o 13 nudos, a unos 20 kilómetros por hora aproximadamente.

“Se pasa un cable de esta unidad a la que va a ser reabastecida y por ese cable una vez hecha firme la otra unidad se deslizan las mangueras de combustible que están en cubierta a ambos lados a través de un sistema hasta llegar a la campana y toma de combustible de la unidad a ser reabastecida”, detalló.

El último paradero conocido del submarino fue, el día 15, a unos 432 kilómetros de la costa patagónica argentina, donde estaba de camino desde la base naval de Ushuaia, la más austral del país, a Mar del Plata, en la provincia de Buenos Aires, adonde tendría que haber llegado hace más de una semana.

Actualmente, y en torno a un área en esa zona donde se registró una explosión el mismo día en que desapareció el sumergible, más de 4.000 personas y medios aéreos, navales y logísticos de 13 países colaboran para hallar lo antes posible el aparato y a sus tripulantes, cuyo estado se desconoce.

“Estoy convencido de que el esfuerzo va a dar sus frutos y el submarino va a ser localizado. Es una tarea lenta y además no ayudan las condiciones hidrometeorológicas reinantes en la zona”, añadió Sabadín, quien destacó que “lo importante” es que estas tareas “no tienen pausa”.

“Comunicar que el espíritu de toda la gente que está abocada a esta misión tiene un espíritu inquebrantable de continuar hasta conseguir el objetivo”, concluyó.

Con información de EFE

AAE

 

CARGANDO...