Hallan más de cien medidores de luz en cenote de Yucatán

Los medidores extraídos en el cenote, fueron trasladados a la Comisión Federal de Electricidad para su investigación de propiedad

En tan solo cinco horas, espeleólogos y buzos de Yucatán, sanearon el cenote “Chen Há” y lograron extraer una gran cantidad de desechos y desenterraron decenas de medidores de luz que fueron lanzados a este cenote.

Te recomendamos: Encuentran cinco nuevos cenotes submarinos en Quintana Roo

El cuerpo de agua de 50 metros de diámetro y más de 20 metros de profundidad en el municipio de Kopomá, a 45 minutos de Mérida

“Es terrible, fue un hallazgo de los malos, de los que nunca quisiéramos hacer. Fueron 700 kilos alrededor de lo que extrajimos, fue entre 110 y 120 medidores”, dijo Sergio Grosjean, buzo y espeleólogo profesional.

Con estos detectores de metal, los buzos hallaron los medidores de luz y el que llamó más la atención, fue uno rectangular que dejó de usarse hace más de 25 años y que está fosilizado con una quijada de ganado.

“Observamos un panorama que nunca habíamos visto en un cenote, peces muertos en buen estado de conservación, otro son los esqueletos, encontramos cráneos de cocodrilos, que están muriendo por alguna razón”, reiteró Grosjean.

Autoridades ambientales de Yucatán informaron que la basura tecnológica como aparatos electrónicos, contienen componentes contaminantes como cobre, plomo, mercurio, que pueden provocar daños a un ecosistema.

“Una afectación a la vegetación de las zonas aledañas, a la biodiversidad, a fin de cuentas, son residuos que están en un lugar donde no deben estar y la fauna llega también ahí y se puede alimentar de eso”, enfatizó Sayda Rodríguez, secretaria de Desarrollo Sustentable de Yucatán.

Hallan más de cien medidores de luz en cenote de Yucatán. FOTO Noticieros Televisa

Investigadores de la Universidad Autónoma de México, señalaron que, de las 12 especies de fauna endémica en los cenotes de Yucatán, 8 están en peligro de desaparecer debido la contaminación por residuos peligrosos.

“Su ambiente está bajo un estrés muy fuerte y esto es lo que puede poner en riesgo que estas especies desaparezcan, no solamente los peces, los camarones que viven ahí, las bacterias que viven ahí”, enfatizó Efraín Chávez, investigador de la UNAM.

Los medidores extraídos en el cenote, fueron trasladados a la Comisión Federal de Electricidad para su investigación de propiedad

El Código Penal Federal establece que el daño a un ecosistema, es un delito que se castiga de uno a nueve años de prisión y de hasta tres mil días de multa, que equivale a 369 mil pesos.

 

Con información de Alejandro Sánchez

KAH