Habitantes de Tijuana duermen en la garita de Otay por restricciones sanitarias en la frontera

La frontera entre México y Estados Unidos opera con restricciones y solo pueden cruzar quienes hacen tareas esenciales.

Tijuana no solo está haciendo frente a la pandemia, sus habitantes, muchos de los cuales trabajan en los Estados Unidos, pasan horas, en algunos casos, noches enteras haciendo fila en las garitas para poder llegar a tiempo a sus trabajos del otro lado.

Te puede interesar: EEUU, Canadá y México extienden restricciones de viajes hasta junio

Desde el pasado 21 de marzo, la frontera entre México y Estados Unidos opera con restricciones y solo pueden cruzar quienes hacen tareas esenciales.

Aun no salen los primeros rayos del sol y cientos de personas a pie y en sus automóviles ya esperan formados en la garita de Otay, en la frontera entre Tijuana y San Diego. Muchos llegan desde las 11 de la noche para apartar un lugar y ser de los primeros en cruzar a estados unidos a las 6 de la mañana cuando abre el puerto fronterizo.

“La mayoría se duerme aquí, si he visto a muchos, nada más dejan los carros. Llegan, los estacionan y se van”, dijo Ricardo Alamo, usuario de la garita de Otay.

Ricardo, llega todas las noches a las 11:30 pm, permanece en el auto de su hermana, quien es finalmente la que cruzará a trabajar al vecino país.

Desde el pasado 4 de mayo autoridades de aduanas y protección fronteriza anunciaron el cierre del puerto fronterizo de las 10 de la noche a las 6 de la mañana, ante la disminución del flujo de personas lo que ha provocado ese comportamiento de los usuarios de esta garita.

A pesar de las restricciones para que solo se permita el cruce esencial a los Estados Unidos, son miles lo que lo hacen diariamente los tiempos de espera se han incrementado, por ello es que muchos prefieren dormir en sus carros para alcanzar ha llegar a sus trabajos.

En las filas peatonales también hay una gran concentración  de personas, cientos llegan de madrugada, y en sillas o en el piso duermen a la intemperie a la espera de que abran la frontera y poder cruzar.

Con información de Univisión.

LLH