Recibe nuestras notificaciones con las noticias más importantes al momento.

Gusano de gasolina: Así opera el sofisticado dispositivo que roba hasta el 30% de la carga

Por fallas técnicas o malas prácticas, 20% de las 12 mil 500 gasolinerías que hay en México despacha litros incompletos
FOTO: Por su apariencia física, les han apodado rastrillos, diablitos o gusanos. (Noticieros Televisa)

En solo siete días, del 16 al 22 de enero, la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) recibió 338 denuncias ciudadanas por la entrega de litros incompletos de gasolina.

Te recomendamos: Profeco: 8% de gasolineras usan ‘rastrillos’ para alterar litros de combustible

Un método para el robo de combustible es la colocación de una especie de “gusanos” en las bombas despachadoras para alterar la medición del combustible.

“No pues es un robo. En algunas ocasiones he visto que no sube la aguja a lo que debería de subir por el precio pagado”, comentó Carlos, automovilista de la Ciudad de México.

“Según es porque cargas con el calor y se consume, pero no, es un robo que hacen los dueños de las gasolineras”, dijo Miguel Ángel, taxista por aplicación.

-De cada 10 cargas, ¿en cuántas sientes que no te están dando lo justo?

“Mínimo en seis”, agregó.

Por su apariencia física, les han apodado rastrillos, diablitos o gusanos.  Se trata de dispositivos tecnológicos que pueden robar entre el 8 y el 30 por ciento cada carga de gasolina.

La Profeco detectó cinco manipuladores tecnológicos instalados en bombas de gasolina, el año pasado y uno en lo que va del año en una gasolinería de Gómez Palacio, Durango.

“Son aditamentos que le ponen a la tarjeta madre de las bombas, al cerebro de la bomba que despacha la gasolina ese cerebro es el que controla que el litro sea de a litro, permite que desde la oficina del dueño de la gasolinera pueda él modificarlo a gusto. Puenteas parte de la tarjeta para que se lo brinque y tiene un transmisor”, comentó Ricardo Sheffield, procurador Federal del Consumidor.

Por fallas técnicas o malas prácticas 20 por ciento de las 12 mil 500 gasolinerías que hay en México despacha litros incompletos, ya sea por fallas técnicas o prácticas corruptas, como la colocación de gusanos.

“Debe haber algún fabricante de bombas, que te venda por aparte ese aditamento, obviamente no te lo factura ni lo ofrece en el mercado, pero no es algo que pueda hacer cualquier persona, está sofisticado”, expuso Ricardo Sheffield, procurador federal del Consumidor.

Gasolineros dicen estar de acuerdo con las supervisiones.

“Nunca ha sido y nunca será nuestra intención, proteger a alguien que esté actuando al margen de la ley. Estamos de acuerdo que se sancione al que actúe de esa manera”, apuntó Fernando González Piña, vicepresidente del Valle de México, Onexpo Nacional.

A partir del segundo semestre de 2020, Profeco realizará además de verificaciones físicas en gasolinerías, verificaciones de software.

“Yo también con mis aparatos voy a poder descubrir si está realizando una transmisión la bomba, la bomba no tiene por qué estarse hablando con una oficina, con una computadora, con un celular”, dijo Ricardo Sheffield, procurador federal del Consumidor.

Con información de Elizabeth Mávil.

LLH