Grupo Hércules, bajo sospecha de homicidio de cuatro jóvenes en Matamoros, Tamaulipas

La Marina, el comisionado nacional de Seguridad, Renato Sales, y el gobernador de Tamaulipas, Francisco Javier García Cabeza de Vaca, están incluidos en la recomendación de la CNDH. (Twitter@EjeCentral)

Hace tres años cuatro jóvenes, tres estadounidenses y un mexicano, aparecieron muertos en Matamoros, Tamaulipas. Los padres y testigos señalaron como responsables a un grupo especial de policías municipales denominado “Grupo Hércules”. La Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) les dio la razón.

Este jueves se dio a conocer una recomendación de la CNDH al secretario de Marina, Vidal Soberón; al gobernador de Tamaulipas, Francisco Javier García Cabeza de Vaca; al comisionado nacional de Seguridad, Renato Sales, y al alcalde de Matamoros, Tamaulipas, Jesús de la Garza por la desaparición forzada y homicidio de estos cuatro jóvenes.

El 29 de octubre de 2014, los cuerpos de Érika Alvarado Rivera, de 26 años de edad, Alex de 22, y José Ángel de 21, de origen estadounidense, fueron encontrados maniatados y con un disparo en la cabeza cada uno, en una brecha conocida como “Los Cuervos”, en Matamoros; en el lugar también estaba el cuerpo de Guadalupe Castañeda, de origen mexicano y novio de Érika.

El 13 de octubre, los tres hermanos originarios de EU estaban de visita en casa de su padre, en la comunidad de control. Érika y su novio pararon en una fonda ubicada a tres kilómetros de la frontera, cerca del Puente Internacional Libre Comercio Lucio Blanco-Los Indios.

Una hermana mía paso por ahí y vio cuando estaban, que había un retén de federales y los estaban checando”, dijo Pedro Alvarado, padre de tres de las víctimas.

La gente dice que nomás llegaron y llegaron sobre ellos a golpes”, relató Raquel Alvarado, madre de víctimas.

Alex y José Ángel llegaron en dos camionetas a la fonda con la intención de trasladarse de ahí a Progreso, Texas, donde vivía su madre.

En el momento que ellos van llegando ahí, miran que el Grupo Hércules anda golpeando al muchacho Guadalupe y a Érika, se metieron, pero resulta que a ellos también los golpearon, les taparon la cabeza a todos y se los llevaron”, narró la madre de las víctimas.

El Grupo Táctico Operativo Hércules Matamoros, integrado por al menos 40 exmarinos y exmilitares, fue presentado oficialmente en septiembre de 2014, pero había comenzado operaciones dos meses antes, desde entonces era criticado por presuntos abusos de autoridad.

Se convirtió en un grupo que genera temor, han calificado al Grupo Hércules como un grupo paramilitar al servicio de la alcaldesa”, afirmó Christian Pérez, director jurídico de la Cámara de Comercio, Servicios y Turismo de la Ciudad de México (Canaco), en Matamoros, en noviembre de 2014.

Para la madre de los jóvenes, la entonces alcaldesa de Matamoros, Leticia Salazar, es la principal responsable de lo sucedido a sus hijos;  como dirigente del Grupo Hércules, la funcionaria negó las imputaciones.

Estamos preocupados, entiendo la angustia de la familia, el encargado de seguridad de Matamoros es un contraalmirante retirado de la Marina, es el que está al frente de estos policías estatales acreditados, soy la más preocupada en que se esclarezca este tema, respeto lo que se ha dicho, no lo comparto, pero muestro mi disposición a que esto se esclarezca”, dijo la entonces alcaldesa de Matamoros, Leticia Salazar, en una entrevista.

Según la recomendación de la CNDH, los elementos del Grupo Hércules detuvieron, desaparecieron y ejecutaron de manera arbitraria a los tres ciudadanos estadounidenses y al joven mexicano, mientras que el resto de las corporaciones que operaba en la región cometieron omisión al declarar que desconocían el paradero de las víctimas.

Yo comencé a buscarlos, fui a la PGR, a la ministerial y aquí a barandilla, el ejército, que no, que no estaban apuntados ahí en la lista que tienen cuando llegan presos, fui a la Marina, al Ejército, a los Ceresos y no, no decían nada”, aseguró el padre de tres de las víctimas.

Le doy gracias a Dios porque los encontré, sea como sea, los encontré, pero les voy a dar una sepultura cristiana a mis hijos, de perdida yo sé que ahí los tengo”, dijo Raquel Alvarado, madre de las víctimas.

Con información de Joaquín Fuentes

LHE