Gobierno interino de Bolivia acusa a Morales de instigar “golpe de Estado”

Varios sectores acusan a Jeanine Áñez de prorrogarse en el poder en vez de convocar los comicios, mientras la mandataria transitoria condiciona la promulgación de la ley, que fue presentada por el órgano electoral y aprobada en el Parlamento, con mayoría del MAS, a que se justifique con un informe médico y científico que se puede ir a elecciones sin riesgo para la población ante la COVID-19
Gobierno interino de Bolivia acusa a Morales de instigar "golpe de Estado". (Getty Images, Archivo)

El Gobierno interino de Bolivia acusó este sábado a Evo Morales de instigar un “golpe de Estado” en el país, donde movimientos sociales considerados afines al expresidente advierten de una convulsión social si no se fija ya una fecha de elecciones.

Te recomendamos: Evo Morales defiende el llamado de los grupos armados a la defensa en Bolivia

“Aquí claramente se está gestando un golpe de Estado”, dijo el ministro interino de Gobierno (Interior), Arturo Murillo, en una comparecencia ante los medios en la ciudad boliviana de Cochabamba.

El titular interino de Gobierno reiteró sus acusaciones hacia el exmandatario y su partido el Movimiento al Socialismo (MAS) de alentar el “terrorismo” en Bolivia, “mandando a sublevarse a la gente”.

Una afirmación que se produce después de que dirigentes de la Central Obrera Boliviana advirtieran de que habrá una convulsión social si la presidenta transitoria del país, Jeanine Áñez, no promulga una ley para ir a elecciones, una advertencia que recibió el apoyo de las Seis Federaciones Cocaleras del Trópico de Cochabamba, una zona considerada un bastión político de Morales.

“Si tocan un solo soldado, o a un solo policía nuestro, después que no se quejen de las consecuencias”, aseveró Arturo Murillo, agregando que “después no digan que esto es persecución política”.

“Queremos llegar a unas elecciones en paz, dejen de convulsionar”, sentenció el ministro interino.

La presidenta del Senado boliviano, Eva Copa, del MAS, advirtió este pasado viernes de que promulgará una ley que da hasta el 6 de septiembre como tope para celebrar elecciones en Bolivia, si no lo hace Áñez, que tiene de plazo hasta el próximo miércoles.

Varios sectores acusan a Jeanine Áñez de prorrogarse en el poder en vez de convocar los comicios, mientras la mandataria transitoria condiciona la promulgación de la ley, que fue presentada por el órgano electoral y aprobada en el Parlamento, con mayoría del MAS, a que se justifique con un informe médico y científico que se puede ir
a elecciones sin riesgo para la población ante la COVID-19.

Los comicios estaban previstos el 3 de mayo, pero a finales de marzo el órgano electoral los pospuso sin fecha al declarar el Gobierno interino la emergencia sanitaria.

Las elecciones en Bolivia para elegir presidente, vicepresidente, diputados y senadores están pendientes desde la anulación de los comicios de octubre pasado, en los que Evo Morales había sido declarado vencedor para un cuarto mandato seguido y luego renunció denunciando que era forzado por un golpe de Estado en medio de presiones de militares y policías, entre otras, para privarlo de su nueva victoria electoral y obligarlo a dejar el poder.

Con información de EFE
DGP