Ganaderos de Tabasco pierden cientos de animales tras inundaciones

Hasta esta semana se ha reportado la muerte de cerca de 400 cabezas de ganado en Jonuta, otras 5 mil sobreviven a ras de carretera

En Tabasco, pequeños ganaderos que no pudieron sacar sus animales y llevarlos a tierras altas se están quedando sin alimento.

Te recomendamos: Ejército drena áreas inundadas en Villahermosa, Tabasco, y baja nivel del agua

“Soy Carlos Iván Hernández Salvador, mi edad es 24 años y soy de la Ranchería campo nuevo, que pertenece a Jonuta, Tabasco. Nos vamos a llevar el ganado para pasar la creciente mi amigo, porque la verdad está crítico esto. Todo se inundó, el problema ahorita es que todo se fue a pique, y se fue a pique toda la pastura mi hermano”, dijo Iván Hernández, ganadero de Jonuta.

Igual que Iván y su familia, se encuentra casi el 50% de la población de Jonuta, Tabasco. Se trata de pequeños ganaderos que hoy ven amenazado su sustento por el desbordamiento del río Usumacinta.

“Todavía no logramos sacar 5 mil reses que están ahí, que les estamos dando pastura, silos, hasta dónde vamos pudiendo ayudar a la gente. Jonuta consta de 104 comunidades, de 33 mil ciudadanos, de 30 mil, 40 mil reses; muchos lograron sacar a tierras altas, a Chiapas, aparte de Campeche, pero muchos ya no lo lograron.  Los terrenos que se dañan, se daña el pasto, o sea viene una cadena de  problemas, cada día que pasa va a estar muy duro ¿no?”, señaló Francisco Filigrana, presidente Municipal de Jonuta, Tabasco.

Hasta esta semana se ha reportado la muerte de cerca de 400 cabezas de ganado en Jonuta. Otras 5 mil sobreviven a ras de carretera, comiendo silo que les regala el municipio o buscando alimento entre los pantanos en los que se convirtieron sus pastizales. Pero cada día que pasan inundados, debilita más al ganado.

“Mi ganado ya está débil, si llegan, es con la gracia del Señor. Eso es lo que nos da de comer, porque de repente se vende un becerrito y ya de ahí come la gente pues”, explicó Iván Hernández, ganadero de Jonuta.

Según autoridades, si el agua no baja en los siguientes 15 días, no habrá manera de alimentar al ganado.

 

Con información de Marcos Dueñas

KAH