Fundación UNAM cumple 25 años de apoyar a estudiantes de bajos recursos

Ciudad Universitaria. (Twitter @UNAM_MX, archivo)

En 2018, la Fundación UNAM celebra su aniversario 25. Su objetivo es ayudar con becas a estudiantes de bajos recursos y alto rendimiento académico a terminar sus estudios.

Viridiana y David tiene en común haber sido alumnos de excelencia, fueron becarios de la Fundación UNAM.

Estudié la licenciatura en psicología, hice mi doctorado en psicología con especialidad en salud, compartió Viridiana Peláez Hernández, egresada de Psicología y exbecaria de Fundación UNAM.

“Iba en primer semestre de la carrera, recién acababa de entrar, y significó para mí la oportunidad de solventar mis propios gastos sin afectar la economía de mi familia”, agregó Viridiana.

“Soy egresado de la Facultad de Ingeniería y en el cuarto semestre de la carrera decidí postularme para una de ellas, se me otorgó la beca económica. En vacaciones me dedicaba a trabajar, juntar dinero y eso utilizarlo durante el semestre”, dijo David Salazar Rangel, egresado de ingeniería y exbecario de Fundación UNAM.

Yo creo que había deserción porque no tenían para su pasaje, o no tenían para comer, y vieron la gravedad de este problema y se estableció, se abrió esta fundación; al día de hoy estamos nosotros otorgando 78 mil becas de todo tipo”, comentó Araceli Rodríguez González, directora de Fundación UNAM.

Son becas de manutención, son becas para mandarlos al extranjero, las de movilidad, son becas alimenticias, son becas de excelencia.

A la fecha, la Fundación ha otorgado más de 530 mil becas, además de los distintos programas de apoyo que contempla.

Para quien ha sido becario de la Fundación UNAM, la ayuda recibida fue determinante en su vida.

“Es un reconocimiento al esfuerzo como estudiante. Yo siempre me visualicé como profesionista, sin el apoyo probablemente hubiera sido muy, muy complicado, quizá hubiera tenido que suspender algún tiempo mis estudios o quizá, a lo mejor, hubiera tenido que dejarlos indefinidamente”, apuntó Viridiana Peláez.

“Seguramente hubiese tenido que invertirle más tiempo al trabajo, restándole importancia al estudio. Por otra parte, la presión que normalmente los padres sienten al proveer a sus hijos para los aspectos académicos pues es grande”, expuso David Salazar.

Aunque la iniciativa privada aporta el mayor porcentaje de recursos a la Fundación UNAM, frecuentemente los ex becarios ingresan a un programa de patrocinio de estudiantes con aportaciones regulares.

Lee también: Estas son las 13 carreras más cotizadas en la UNAM

Con información de Mario Villanueva Solorio.

LLH