DEPORTES

Francesco ‘Pecco’ Bagnaia, piloto de MotoGP, protagoniza accidente automovilístico en Ibiza, en estado de ebriedad

El piloto de MotoGP, Francesco “Pecco” Bagnaia, de vacaciones en Ibiza, tuvo un accidente sin lastimarse ni implicar a otras personas, pero con una tasa de alcoholemia superior al límite autorizado.

  • Fuentes policiales confirmaron que el piloto italiano dio “un poco más del triple de lo permitido” por la legislación española.

El piloto de MotoGP, Francesco “Pecco” Bagnaia, de vacaciones en Ibiza, tuvo un accidente cuando su vehículo salió de la ruta sin lastimarse ni implicar a otras personas, pero con una tasa de alcoholemia superior al límite autorizado, explicó el italiano el martes por la noche.

Te recomendamos: ‘Checo’ Pérez sube al podio en segundo lugar en el Gran Premio de Gran Bretaña

“Al salir de una discoteca a las 03h00 de la mañana, en la noche del lunes al martes, circulaba en una rotonda cuando terminé con la ruedas delanteras en una fosa sin implicar a otros vehículos o personas”, escribió el piloto de 25 años, que festejaba en la isla española su victoria en el Gran Premio de Países Bajos el 26 de junio.

“El test de alcoholemia efectuado por la Policía reveló que la tasa de alcoholemia era superior a la que autoriza la ley española”, continuó Bagnaia, quien dijo que “lamentaba” esta “grave imprudencia que no tendría que haber ocurrido”.

Fuentes policiales confirmaron que el piloto italiano dio “un poco más del triple de lo permitido” por la legislación española.

Según la prensa insular, “Pecco” Bagnaia fue controlado tras el accidente con una tasa de 0.87 mg de alcohol por litro de aire espirado, más allá del límite autorizado de 0.25 mg.

De acuerdo con la ley española, una tasa de alcohol por encima de 0.60 mg por litro en aire espirado se considera delito, por lo que Bagnaia tendrá que someterse a un juicio rápido en el que puede ser castigado a una pena de prisión de entre tres y seis meses o entre uno y tres meses de trabajo para la comunidad o una multa, y la retirada del permiso de conducir entre uno y cuatro años.

Las fuentes policiales descartaron que el piloto pueda recibir una pena de cárcel, ya que “los daños fueron muy leves, no hubo más implicados, apenas hubo daños a la vía pública”.

“Casi no bebedor”, el piloto asegura haber “aprendido la lección” y dijo a sus simpatizantes en las redes sociales: “Nunca agarren el volante luego de haber bebido”.

Subcampeón mundial de MotoGP en 2021, detrás del francés Fabio Quartararo, el italiano de la escudería Ducati ocupa este año el cuarto puesto de la clasificación de pilotos a media temporada.

Con información de AFP.

LLH