Filipinos arrastran cruces para criticar “guerra antidroga” de Duterte

Una mujer filipina carga una cruz durante protesta en Manila para criticar la "guerra antidroga" de Duterte (EFE)

Decenas de filipinos protagonizaron hoy una peculiar protesta en Manila en la que arrastraron cruces de madera para criticar la “guerra contra las drogas” del presidente del país, Rodrigo Duterte.

Los penitentes y otros centenares de manifestantes en la avenida de Mendiola, en pleno centro histórico, entonaron cánticos contra el jefe de Estado, mientras en sus cruces figuraba la frase
Ejecuciones extrajudiciales”, en referencia a las muertes de sospechosos en la campaña antidroga.

La protesta, que emulaba una de las procesiones de Semana Santa que tendrán lugar los próximos días en la católica Filipinas, contó en su cabecera con un carruaje disfrazado de tren en el que se representaba a Duterte como un “demonio” con dientes afilados.

Protestan en Manila contra guerra antidrogas de Rodrigo Duterte (EFE)

Los penitentes acusaron al presidente de matar a la gente más pobre y vulnerable con su “guerra contra las drogas”, algo que la Iglesia Católica de Filipinas ha venido denunciando desde que comenzó la sangrienta campaña en junio de 2016.

Esta mañana el cardenal de Manila, Luis Antonio Tagle, criticó en una homilía la “arrogancia y falta de humildad” de los líderes del país, sin mencionar nombres, y les acusó de “usar la violencia, las armas y la intimidación sin comprender a los débiles ni identificarse con ellos”.

Iniciada por Duterte al llegar al poder en junio de 2016, la “guerra contra las drogas” ha causado hasta ahora más de 4.000 muertes, según los últimos datos oficiales, aunque se atribuye al menos otras 3.000 a manos de patrullas vecinales, la mayoría en los primeros meses de la campaña.

Esta campaña, en la que los agentes de policía tienen orden de disparar a matar si el sospechoso se resiste, goza de un apoyo cercano al 90 por ciento entre los filipinos, según las últimas encuestas, a pesar de la oposición de la Iglesia y de numerosas ONG de defensa de los derechos humanos.

Con información de EFE

MLV