Tras despido, expresidenta de los Grammy denuncia discriminación y acoso sexual

La denuncia de Deborah Dugan por acoso sexual y discriminación llega a pocos días de la ceremonia que entrega los premios Grammy en Los Ángeles
Deborah Dugan, expresidenta de los Premios Grammy. AP

Tras despido, Deborah Dugan, expresidenta de los Premios Grammy, denunció discriminación y acoso sexual.

Te recomendamos: Grupo Time’s Up reprueba acuerdo millonario entre Weinstein y víctimas de acoso

Deborah Dugan, que fue despedida el viernes pasado, presentó una denuncia de 44 páginas ante la Comisión para la Igualdad de Oportunidades en el Empleo, una agencia federal que hace cumplir las leyes contra la discriminación en el lugar del trabajo.

La presentación de Dugan por acoso sexual y discriminación llega a pocos días de la ceremonia que entrega los Premios Grammy en Los Ángeles, los más importantes de la música.

Según Dugan, la primera mujer en dirigir la Academia de Artes y Ciencias de la Grabación, la organización tomó represalias en su contra después de que se quejó en diciembre de manejos de la organización.

En el explosivo documento indicó por ejemplo que le pidieron que contratara como consultor a su predecesor, Neil Portnow, pese a las acusaciones en su contra de haber violado supuestamente a una artista extranjera que permanece bajo anonimato después de una actuación que dio en el Carnegie Hall de Nueva York.

Esa fue “la verdadera razón por la que su contrato no fue renovado”, aunque públicamente fue acusado de sexismo por decir que las mujeres tenían que “redoblar esfuerzos” si querían ser más premiadas.

Portnow no respondió a las consultas.

El documento indica que el 22 de diciembre envió un correo electrónico al jefe del departamento de recursos humanos diciendo que fue acosada sexualmente por Joel Katz, un abogado que es consejero general de la Academia.

“El correo electrónico también detalló atroces conflictos de interés, un trato inadecuado por partde de los miembros de la Junta Directiva e irregularidades en la votación con respecto a las nominaciones para los premios Grammy, todo ello hecho posible por la mentalidad del ‘club de caballeros’ y el enfoque de gobernanza en la Academia”, dice el texto.

En ese documento Dugan adelantó que tomaría acciones legales, y al poco tiempo llegó su licencia bajo lo que calificó como cargos falsos de mala conducta.

El abogado de Katz, Howard Weitzman, dijo que los alegatos en contra de su cliente eran “falsos”. “El señor Katz niega categórica y enfáticamente su versión de esa noche” y dijo que “cooperará en todas y cada una de las investigaciones o demandas con la verdad absoluta”.

La Academia rebatió las afirmaciones de Dugan y dijo que sus acciones arrojarían una sombra sobre la gala del domingo.

“Es curioso que la Sra. Dugan nunca planteara estas graves acusaciones hasta una semana después de que una empleada presentara una demanda contra ella personalmente, alegando que la Sra. Dugan había creado un ambiente de trabajo ‘tóxico e intolerable’ y que había participado en una ‘conducta abusiva e intimidatoria'”, destacó el comunicado enviado a la AFP.

La organización señaló que avanzaba en una investigación sobre las acusaciones contra la ejecutiva, que ofreció su renuncia a cambio de una liquidación de 22 millones de dólares.

“Nuestra lealtad siempre será hacia los 25 mil miembros de la industria de la grabación. Lamentamos que la mayor noche de la música les sea robada por las acciones de la Sra. Dugan y estamos trabajando para resolver el asunto lo más rápido posible”, indicó.

Los Grammy 2020 hubieran sido los primeros bajo el mando de Dugan, que había anunciado “una nueva era para la Academia de la Grabación” con “un ejército de miembros comprometidos a defender la diversidad, abrazar la creatividad y defender a jóvenes en ascenso”.

La Academia creó en 2018 una comisión en respuesta a la importante reacción que supuso el hecho de que los Grammy eran demasiado masculinos y demasiado blancos.

Con información de AFP.

FJMM