Este es el tamaño de la explosión en Beirut comparado con CDMX

Si una explosión como la ocurrida en Beirut hubiera ocurrido en la CDMX, se habría percibido hasta las faldas del Cerro del Chiquihuite, en el norte, y a Ciudad Universitaria, en el sur de la capital.

La atención mundial se concentró en Beirut, capital del Líbano, donde la gran explosión en un almacén de material explosivo ha dejado más de 100 muertos, cuatro mil heridos e incontables daños materiales.

Te recomendamos: Video: Momento exacto de las explosiones en Beirut

Solo para tener una referencia del alcance que tuvieron estos estallidos, las autoridades libanesas estiman que se sintió en un radio de al menos 10 kilómetros a la redonda en Beirut, una ciudad puerto.

Si algo similar hubiera ocurrido en la Ciudad de México, teniendo como epicentro el Zócalo, el impacto se habría percibido en el norte hasta las faldas del Cerro del Chiquihuite. En la zona del Hipódromo de Las Américas, al poniente; en Ciudad Universitaria, hacia el sur y en el oriente se habría sentido hasta el aeropuerto capitalino.

Hasta el momento se desconoce si se trató de un accidente o de una situación premeditada.

La enorme explosión en Beirut

A las 6 de la tarde con 15 minutos, tiempo local, miles de habitantes del puerto de Beirut, en Líbano, captaron con sus celulares una gran columna de humo, producto de una explosión e incendio ocurridos en un almacén de explosivos cercano a los silos de trigo, al norte de la costa industrial.

En instantes vino un segundo estallido de mayor dimensión.

La onda expansiva provocó daños en inmuebles en un radio de hasta 10 kilómetros.

En ese momento, miles de libaneses estaban concluyendo su jornada. Algunos se dirigían a sus casas y captaron el estallido desde sus autos que quedaron destruidos.

Sobre lo que pasó, un herido compartió:

“Mi coche estaba allá; se volteó. Creo que esto fue por el vidrio, me cortó el vidrio. Mi coche quedó así”.

Algunos hicieron lo que pudieron para proteger a los suyos de vidrios rotos y caída de techos.

Y otros vieron sacudida su vida en instantes.

En minutos, la capital libanesa quedó como zona de desastre, envuelta entre humo y los escombros que provocó la explosión masiva y el choque sísmico de la misma.

Durante un recorrido, el alcalde de la ciudad no soportó la emoción al comparar la destrucción con lo ocurrido en las explosiones de Hiroshima y Nagasaki.

Aturdidos, cientos de heridos caminaban por las calles en busca de atención médica, que colapsó casi de inmediato por la cantidad de heridos.

Entre los heridos figuraron integrantes de la Fuerza de Paz de Naciones Unidas en Líbano, ya que la explosión afectó uno de sus barcos atracado en el muelle.

Los bomberos tardaron horas en controlar el fuego, provocado, según las autoridades, por el estallido de dos mil 750 toneladas de nitrato de amonio, almacenado tras un aseguramiento ocurrido seis años atrás.

“Lo que sucedió hoy no pasará sin que los responsables rindan cuentas. Se denunciarán los hechos sobre este peligroso depósito que existe desde el 2014”, comentó Hassan Diab, primer ministro de Líbano.

El gobierno decretó tres días de luto y permanecerá al menos dos semanas en estado de emergencia.

Hasta el momento no se ha explicado si los estallidos tendrían relación con algún ataque terrorista.

En Líbano, el viernes, tendría lugar el veredicto sobre el asesinato del exprimer ministro Rafik Hariri ocurrido en 2005 y del que se responsabiliza al grupo chií Hezbollah.

“Me reuní con varios de nuestros generales y ellos parecen pensar que no se trató de un evento derivado de la explosión de materiales explosivos. Esto fue, de acuerdo con ellos, ellos saben más que yo, pero ellos piensan que se trató de un ataque. Fue una bomba de algún tipo. Sí”, señaló Trump.

En medio de la condolencia mundial, en Emiratos Árabes, el Burj Khalifa, el edificio más alto del mundo, rindió homenaje a las víctimas de los estallidos con los colores de la bandera libanesa.

A través de su cuenta de Twitter, el presidente López Obrador calificó como “lamentable y triste” lo sucedido en Beirut y dio sus condolencias a familiares de las víctimas “y a toda esa hermana nación”.

Antes, el canciller Marcelo Ebrard indicó que no hay reporte de mexicanos afectados por la explosión.

Mientras, el embajador de México en Beirut, José Ignacio Madrazo, puso a disposición el teléfono de emergencia de la embajada para llamar desde el Líbano o desde México para cualquier información al respecto.

Con información de En Punto.
LLH