España realizará cambios legales para que abusos sexuales de la Iglesia no prescriban

La vicepresidenta del Gobierno español, Carmen Calvo, y el secretario de Estado del Vaticano, Pietro Parolin (Foto: mpr.gob.es)

España realizará cambios legales para que los abusos sexuales de la Iglesia no prescriban. La vicepresidenta del Gobierno español, Carmen Calvo, y el secretario de Estado del Vaticano, Pietro Parolin dialogaron en Roma, Italia, sobre el escándalo de los abusos sexuales en España. La funcionaría aprovechó para confirmar a la Iglesia que tiene la intención de modificar el Código Penal para hacer imprescriptibles esos delitos.

“La Iglesia ha trasladado su preocupación, compartida por el Gobierno, por dar justicia a las víctimas de abusos y prevenir estos hechos en el futuro. En este sentido, el Gobierno ha informado a la Santa Sede de las modificaciones en el Código Penal para conseguir que estos delitos sean imprescriptibles”, informó en un comunicado el gobierno español.

Parolini y Calvo discutieron la polémica sobre la exhumación de Francisco Franco. Hasta ahora ambos decían que no se podía hacer nada para impedir el entierro en La Almudena. Sin embargo, Roma y España buscan una salida para que los restos del dictador no vayan a la catedral de Madrid.

El cardenal Parolin garantizó a la vicepresidenta del Gobierno español que no va a oponerse a la exhumación de los restos de Francisco Franco del Valle de los Caídos. El Gobierno español ha agradecido a la Santa Sede la comunicación cordial y fluida que se está manteniendo con el cardenal arzobispo de Madrid, D. Carlos Osoro, y con el presidente de la Conferencia Episcopal, cardenal D. Ricardo Blázquez”, menciona el texto.

Los primeros pasos contra los abusos en España fueron evidentes el pasado mes de septiembre, el Vaticano, a través de la Congregación de la Doctrina de la Fe, ordenó la suspensión durante diez años de su ministerio a un sacerdote de la Diócesis de Astorga (noroeste) acusado de abusos sexuales cometidos hace 35 años en un colegio de la cercana provincia de Zamora.


Una vista general de la Basílica de San Pedro durante Sínodo de los Obispos en el Vaticano (Reuters)

Durante los diez años de suspensión, el sacerdote deberá residir en un monasterio o convento fuera de la Diócesis de Astorga y después podrá vivir en la Casa Sacerdotal y celebrar la eucaristía con autorización expresa, explicó hoy el obispo de Astorga, Juan Antonio Menéndez.

El obispo informó a la prensa de la resolución de la Congregación para la Doctrina de la Fe sobre la investigación abierta para aclarar los supuestos casos de abusos sexuales cometidos por ese cura, José Manuel Ramos Gordon, que ha considerado probados.

Con información de Ministerio de la Presidencia, Relaciones con las Cortes e Igualdad y El País

HVI