Escuelas privadas, en riesgo de no abrir por complicaciones económicas por COVID-19

La contingencia sanitaria ha obligado a padres de familia a buscar espacios fuera del sistema privado

El regreso a clases sigue en la incertidumbre en especial para las escuelas privadas. La Asociación Nacional de Escuelas Particulares y para el Fomento Educativo alertó que el 40% de las 47 mil escuelas de este tipo en México, se encuentra en riesgo de no abrir el próximo ciclo escolar, debido a las complicaciones económicas por la pandemia, reflejadas principalmente en la reducción de inscripciones y recursos.

Te recomendamos: SEP presenta calendario oficial del ciclo escolar 2020-2021

“No estamos al 100 definitivamente, estaríamos como al 60 por ciento. Tristemente lo escuchamos de otras escuelas particulares cerraron”, dijo una docente.

El Centro Educativo Brisas, en Mérida, Yucatán, que ofrece clases desde maternal hasta preparatoria, cerró el ciclo escolar con 350 estudiantes. Ahora solo ha asegurado la inscripción de 210.

La contingencia sanitaria ha obligado a padres de familia a buscar espacios fuera del sistema privado, como es el caso de Hugo, que ahora estudiará el segundo año de preparatoria en una escuela pública.

“Triste porque iba a perder la mayoría de mis amigos en la escuela actual que estoy, concuerdo con la noticia de mis papás. A mi familia la voy apoyar”, explicó Hugo Lara, estudiante de Preparatoria.

Yucatán es una de las tres entidades del país con el mayor número de escuelas privadas con 700 planteles. La comunidad estudiantil es de 100 mil alumnos mientras que en la educación pública hay 400 mil.

“Representa en educación primaria alrededor del 10% de la oferta educativa. En educación superior, hablando de universidades representa el 50 al 70 por ciento”, enfatizó Elías Daguer, presidente de la Asociación Mexicana de Escuelas Privadas en Yucatán.

En Colima la situación también es delicada. Muchas escuelas particulares han reducido gastos y salarios.

“Estamos hablando de un promedio de aproximadamente el 15% de nuestra matrícula que teníamos se ha venido de baja. Una de las medidas fue reducir la nómina del personal”, insistió José Manuel Moreno, coordinador del Instituto Adonai.

“Nuestra gran preocupación es que somos fuente de trabajo de muchas familias. Si nosotros no contamos con el respaldo y pago de los papás, pues son familias que se quedarían sin empleo”, detalló Marisol López Llerenas, presidenta de la Federación de Escuelas Particulares de Colima.

Algunas familias han decidido contratar a maestros para dar clases en casa, ya que tampoco confían en las clases a distancia.

“No tenemos contemplado ni siquiera que vaya para allá, solamente para que queden dados de alta en la Secretaría de Educación y vamos a contratar a una maestra particular”, afirmó Alonso Vaquero, padre de familia.

“Yo sentí que el niño no ponía atención y poco a poco se le iban olvidando las cosas. No vale la pena para mi estar pagando en este momento”, agregó Gabriela Torres, madre de familia.

Con información de Alejandro Sánchez y Bertha Reynoso

KAH