Es un “deber moral y prioridad nacional” el retorno de niños al colegio: Boris Johnson

El Gobierno decidió en marzo el cierre de las escuelas británicas para todos los alumnos, con excepción de los hijos de trabajadores esenciales, a fin de contener la propagación del coronavirus
Es un 'deber moral y prioridad nacional' el retorno de niños al colegio: Boris Johnson. FOTO EFE

El primer ministro británico, Boris Johnson, considera un “deber moral” y una “prioridad nacional” el retorno de todos los niños al colegio este septiembre, tras permanecer cerrados varios meses por la pandemia de la COVID-19.

Te recomendamos: Boris Johnson pospone fecha para desconfinamiento por COVID-19 en Inglaterra

El Gobierno decidió en marzo el cierre de las escuelas británicas para todos los alumnos, con excepción de los hijos de trabajadores esenciales, a fin de contener la propagación del coronavirus, lo que obligó a los docentes a organizar clases de manera virtual.

En junio, el Ejecutivo optó por el retorno de algunos escolares, entre ellos los más pequeños y los adolescentes que se examinan en 2021 en unas pruebas importantes del sistema educativo del país.

Ante la inquietud por la pérdida de clases, el primer ministro conservador resaltó en un artículo publicado hoy en el dominical “The Mail on Sunday” la “prioridad nacional” del regreso de los alumnos a las aulas este mes de septiembre, si bien alertó de que la pandemia del coronavirus aún no está superada.

“Esta pandemia no está superada, y ninguno de nosotros se puede permitir sentirse confiado. Pero ahora que sabemos lo suficiente para reabrir las escuelas a todos los niños de manera segura, tenemos un deber moral de hacerlo”, señaló.

“Mantener nuestras escuelas cerradas un momento más de lo absolutamente necesario es socialmente intolerable, económicamente insostenible y no se puede defender moralmente”, escribió Johnson, y reiteró que la amenaza del virus es muy baja para los menores.

La semana pasada, la llamada comisaria de los niños en Inglaterra, Anne Longfield, señaló que las escuelas británicas sólo deberían cerrar en caso de otro pico de la COVID-19 una vez que lo hagan los “pubs”, restaurantes y tiendas no esenciales.

Longfield, al frente de la oficina que vela por los derechos de los menores, dijo que los niños necesitan educación y los colegios deberían ser “los primeros en abrir y los últimos en cerrar”.

Según las últimas cifras oficiales, el Reino Unido registró ayer  55 muertes por COVID-19, hasta un total de 46.566 decesos confirmados por un test desde que comenzó la pandemia.

El número de contagios diarios fue de 758, un dato que eleva la cifra de personas que han dado positivo en algún momento por coronavirus en el Reino Unido a 309 mil 763, informaron las autoridades.

Con información de EFE

KAH