Equinoccio de otoño en Chichén Itzá: Kukulcán y visitantes llegan tras meses por COVID-19

Chichén Itzá, la ciudad más importante de los mayas, volvió a recibir a su dios luego de permanecer cerrada seis meses por la contingencia.
FOTO: Las ruinas mayas de Chichén Itzá fueron reabiertas al público tras seis meses de cierre por la pandemia. (EFE)

El verano quedo atrás para dar paso al otoño, la hora exacta en México fue a las 8:32 horas de este martes 22 de septiembre.

Te puede interesar: ¿Cuándo inicia el otoño de 2020?

Para este cambio de estación, Yucatán recibió la visita de Kukulcán en la zona arqueológica de Chichén Itzá.

El dios Serpiente llegó puntual a su cita con la Tierra lo hizo precisamente en El Castillo, una de las Siete Nuevas Maravillas del Mundo Moderno.

Los siete triángulos isósceles que forman el cuerpo de Kukulcán fueron apareciendo uno a uno, el primero a las 15:45 horas.

Cada 15 minutos fue completando un triángulo, a las 17:00 horas se habían formado 5 y 40 minutos más tarde, el momento de esplendor llegó cuando el último triángulo remató en la cabeza de serpiente.

Un juego de luces y sombras que conjugó la astronomía, matemáticas, arquitectura y religión de un pueblo como el maya.

“Uno de los eventos más importantes en el calendario de Chichén es el equinoccio de primavera y el de otoño. El equinoccio para los mayas lo conocían, lo plasmaron en su arquitectura. Son 7 triángulos de sol y sombra”, dijo Marco Santos, director de la zona arqueológica de Chichén-Itzá.

Chichén Itzá, la ciudad más importante de los mayas, volvió a recibir a su dios luego de permanecer cerrada seis meses por la contingencia; a la entrada se instalaron filtros, todos entraron con cubrebocas y solo se permitió la entrada a hasta tres mil visitantes, aunque en este primer día solo recibió a mil 500.

Los 40 grados a la sombra no importaron para ver serpentear al dios maya.

“La astronomía que tenían en la cultura maya era sorprendente, la capacidad de observación para poder construir la pirámide de forma que pudiera ocurrir este fenómeno y como me siento, orgullosa”, comentó María Elena Medina, visitante.

“Es algo súper importante, vemos la calidad delos astrónomos dentro de lo que es nuestra cultura”, agregó Luis Alcántara, visitante.

Kinich Ahau, el dios Sol de los mayas, también se presentó en la zona arqueológica de Dzibilchaltún, al Norte de Mérida, sus rayos atravesaron el templo de las Siete Muñecas.

El Castillo de Chichén Itzá y el Templo de las Site Muñecas en Dzibilchaltún, son edificios considerados como calendarios de piedra edificados entre el año 400 al 800 después de Cristo.

Con información de Alejandro Sánchez.

LLH