Enfrentamientos previos a elecciones en Costa de Marfil dejan 16 muertos

A una semana que se realicen los comicios electorales, los choques interétnicos siguen cobrando víctimas
Distribución de tarjetas para votar en Costa de Marfil (Foto: EFE).

Al menos 16 personas murieron y otras 67 resultaron heridas entre el lunes y el miércoles en choques interétnicos en Dabou, a unos 50 kilómetros al oeste de Abiyán, según el último recuento del Gobierno una semana antes de que se celebren elecciones presidenciales en Costa de Marfil.

Te recomendamos: Suman 16 muertos por enfrentamientos armados entre Armenia y Azerbaiyán

“Las primeras investigaciones revelaron que estos hechos fueron instigados por personas no residentes en la localidad que atacaron indiscriminadamente la integridad física y propiedad de miembros de las dos comunidades con el oscuro propósito de provocar un conflicto intercomunitario”, detallaron a última hora de ayer las autoridades del país en un comunicado.

Además, según el texto, 52 personas permanecen arrestadas y se han requisado un total de 12 fusiles y 70 machetes. El pasado viernes, el alcalde de Dabou cifró el número de víctimas mortales en 11, mientras las investigaciones sobre lo sucedido continúan.

La violencia se tensó el martes, tras modestos disturbios el día anterior, dando lugar a mortales enfrentamientos entre adioukrous, un grupo étnico favorable a la oposición, y dioulas, grupo étnico del norte partidario del Gobierno de Alassane Ouattara.

La ciudad de Dabou permanece bajo un estricto toque de queda de miércoles a domingo, un día después de que se celebren los comicios presidenciales del 31 de octubre.

En el poder desde 2010, Ouattara se postula para un controvertido tercer mandato que los dos principales candidatos de la oposición, el expresidente Henry Konan Bédié del Partido Democrático de Costa de Marfil (PDCI), primera formación de oposición, y el ex primer ministro Pascal Affi N’Guessan, candidato del Frente Popular Marfileño (FPI), tildan de “golpe de Estado“.

Desde agosto, el país vive sumido en una crisis preelectoral con espirales de violencia mortales que recuerdan a la crisis postelectoral de 2010-2011, nacida de la negativa del presidente Laurent Gbagbo a aceptar su derrota electoral frente a Ouattara.

La discrepancia de resultados y la declaración de ambos como vencedores inflamaron los disturbios en las calles, con un saldo total de unos 3 mil fallecidos en tan solo cinco meses.

Según el artículo 55 de la Constitución, “el Presidente de la República es elegido para cinco años por sufragio universal directo” y “solo puede ser reelegido una vez”.

Ouattara fue reelegido en 2015 pero, tras una reforma constitucional de 2016, tanto él como sus adeptos consideran que su primer mandato no debe tenerse en cuenta, y que por tanto, tiene derecho a uno más.

El alto representante de la Unión Europea (UE) para Asuntos Exteriores, Josep Borrell, lamentó este viernes “la grave violencia” en Costa de Marfil y manifestó su preocupación ante “la falta de consenso en torno al proceso electoral”; inquietudes expresadas un día antes por el secretario general de la ONU, Antonio Guterres.

Con información de EFE

DMGS