#DíaDeMuertos

En Santa María Atzompa, Oaxaca, celebran a su muertos durante tres días

Esta antigua costumbre comienza el 31 de octubre en la noche con la Alumbrada, que es el encendido de cirios en las tumbas para iluminar el camino de regreso desde el más allá

Foto: Esta antigua costumbre comienza el 31 de octubre en la noche con la Alumbrada, que es el encendido de cirios en las tumbas para iluminar el camino de regreso desde el más allá

Foto: Luego de un año, en Santa María Atzompa, miles de familias regresaron al panteón municipal para complacer a sus difuntos. (Twitter @SECTUR_GobOax)

Luego de un año, en Santa María Atzompa, miles de familias regresaron al panteón municipal para complacer a sus difuntos, después de haber convivido con ellos dos días en casa.

Te recomendamos: Miles de calaveras y catrinas tomaron la CDMX en el Mega Desfile de Día de Muertos

Esta antigua costumbre comienza el 31 de octubre en la noche con la ‘Alumbrada’, que es el encendido de cirios en las tumbas para iluminar el camino de regreso desde el más allá.

El día 2 de noviembre, las familias van a dejar a los espíritus de regreso al panteón para que vuelvan al inframundo.

Nosotros venimos a dejar a mi esposa, a mi abuelo, a mi abuela, a esos son a los que venimos a dejar, a mis suegros y a mi suegra, a mis dos hijas, a mi nieto, son los que venimos a dejar contentos, por una parte, están unos y por otra parte están otros y convivimos un rato con unos”, comentó Luis Olivar Enríquez, habitante de Santa María Atzompa.

Al mediodía se realizó una misa y a partir de ahí inicia el retorno de las almas.

Sin embargo, cada familia regresó al panteón, a lo largo de la tarde, donde pudieron permanecer conviviendo en la tumba o solamente van y esparcen pétalos de cempasúchil para darles la despedida a sus muertos.

Pero nosotros nuestra creencia es de ahorita, de venir a la misa y venir y ya los trajimos, ya fueron a la casa y ya regresaron”, dijo María de los Ángeles Torres Vásquez, habitante de Santa María Atzompa.

Así, poco a poco el panteón se fue quedando solo, pintado del amarillo de la flor de muerto, pero con la alegría de los habitantes de esta comunidad zapoteca, de saber que cumplieron con sus muertos.

Ya le dejamos acá decorado con todas sus florecitas que le trajimos y ya es todo lo que le dejamos, y pues contentos para que ellos también se vayan contentos con lo que les pusimos”, Alicia Olivera Pérez, habitante de Santa María Atzompa.

Luego de llevar a su difunto de regreso a su tumba, los pobladores de Atzompa vuelven a casa para esperar un año más hasta que vuelvan a reencontrarse con sus muertos.

En Oaxaca, pan de muerto es decorado con grecas y jeroglíficos

Con información de Jorge Morales

TVR

CARGANDO...