Continúa la emergencia en Tabasco, en el sur y norte hay graves afectaciones por inundaciones

Desde hace más de un mes las comunidades chontales del norte de Tabasco como Pastal, Arroyo, Saloya, Jiménez, Cantemoc y Chicozapote, del municipio de Nacajuca, se encuentran bajo el agua

Continúa la emergencia en Tabasco por las inundaciones registradas desde el pasado 30 de octubre. Hay graves afectaciones en el sur y en norte del estado

Te recomendamos: Marina rescata a perrito labrador de las inundaciones en Tabasco y lo adopta para sus filas

La familia Rodríguez tiene 56 años viviendo en la comunidad de Chicozapote, en el municipio tabasqueño de Nacajuca. Desde hace 20 días su esposa y sus tres hijos se han alimentado de las donaciones que le ha hecho la iglesia de la localidad.

“Aquí se perdieron muebles, se murieron aves ahogadas de traspatio, cerdos, el ganado no tiene nada que comer, los platanales se acabaron, naranja, mango, cacao, limón, guanábana, nance, coco, de todo, aquí se acabó todo”, dijo José del Carmen Rodríguez, habitante DE chicozapote:

Desde hace más de un mes las comunidades chontales del norte de Tabasco como Pastal, Arroyo, Saloya, Jiménez, Cantemoc y Chicozapote, del municipio de Nacajuca, se encuentran bajo el agua. Llegar a estas comunidades rurales, ubicadas a 30 kilómetros de Villahermosa, Tabasco, solo puede hacerse es a través de vehículos altos. Los caminos aún se encuentran inundados y con lodo. En la ranchería Cantemoc, aseguran que urge una cuadrilla médica.

“Lo poco que logramos rescatar de lo que nosotros como campesinos trabajamos, es de lo que hemos venido sobreviviendo, ya de lo demás todo lo perdimos. Estamos en la calle, quedamos en la calle”, insistió José Guadalupe Zapata, habitante de la ranchería Cantemoc.

Al otro extremo de Tabasco, la situación es similar. Este es el Ejido Cuitláhuac, el último rincón de la zona sur del Estado.

Esta comunidad de mil 350 habitantes, en el municipio de Tlacotalpa, quedó parcialmente incomunicada desde hace diez días. La única forma de llegar es caminando sobre lodo, agua, arbustos y piedras. El cerro que de la comunidad se desgajó y bloqueó la carretera que los comunica con Oxolotán.

La familia Pérez salió de su casa a comprar 10 kilos de maíz que le servirá a sus tres hijos y esposa para comer durante una semana. Antes del derrumbe hacían 10 minutos en vehículo. Hoy tienen que caminar más de dos horas entre el sol.

“Este es el camino que realmente hoy en día estamos caminando. Nuestro carril pues se ha derrumbado y por lo tanto abrimos otro camino para poder pasar, pero usted bien lo sabe, mire cómo está el lodacero”, refirió Blas Valentino Pérez, habitante de Cuitláhuac.

“Tenemos que ya ir cambiando ese mecanismo de que se nos cae algo y lo volvemos a levantar, tenemos que hacer que no se vuelva a reconstruir en los lugares inundables”, afirmó Jorge Mier y Terán, coordinador general de Protección Civil Tabasco.

¿Cómo ocurrió la inundación en Tabasco?

En este mapa se puede ver cómo ocurrió la inundación. El agua desfogada por la presa Peñitas llegó a la compuerta El Macayo, que regula el flujo de agua al Río Carrizal, el que pasa por la capital, Villahermosa.

El Gobierno federal decidió, según explicó el presidente López Obrador este fin de semana, cerrar la entrada del agua al Carrizal para evitar que la capital tabasqueña se inundara completamente y afectara a sus 739 mil habitantes. Esto generó que el flujo de agua se fuera por el Río Samaria, hacia los municipios de Jalpa, Nacajuca y Centla, donde en conjunto hay 361 mil pobladores.  La madrugada del 7 de noviembre, la Presa Peñitas desfogó en promedio, según datos de la Conagua, 2 millones de litros por segundo de agua, el 80% de esa agua se fue al Río Samaria.

 

Con información de Bogdán Castillo y En Punto

KAH