CRIMEN Y SEGURIDAD

EEUU califica de error la visita de Michelle Bachelet a China

Durante su viaje de seis días, que comenzó el lunes, la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, visitará la región occidental china de Xinjiang, donde su oficina dijo el año pasado que cree que uigures, de credo musulmán, han sido detenidos ilegalmente, maltratados y obligados a trabajar

  • Estados Unidos ha calificado lo ocurrido de “genocidio”, pero Pekín niega cualquier abuso

El Departamento de Estado de Estados Unidos dijo el martes que fue un error que la jefa de derechos humanos de las Naciones Unidas aceptara visitar China, cuando preocupa que las restricciones gubernamentales de Pekín puedan socavar el escrutinio.

Te recomendamos: China responde a amenazas de Joe Biden

Durante su viaje de seis días, que comenzó el lunes, la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, visitará la región occidental china de Xinjiang, donde su oficina dijo el año pasado que cree que uigures, de credo musulmán, han sido detenidos ilegalmente, maltratados y obligados a trabajar.

Estados Unidos ha calificado lo ocurrido de “genocidio”, pero Pekín niega cualquier abuso.

“No tenemos ninguna expectativa de que la RPC (República Popular China) conceda el acceso necesario que se requiere para llevar a cabo una evaluación completa y no manipulada del entorno de los derechos humanos en Xinjiang”, dijo el portavoz del Departamento de Estado, Ned Price, en una sesión informativa periódica.

“Creemos que fue un error aceptar una visita en estas circunstancias”, dijo Price, añadiendo que Bachelet no podría obtener una imagen completa “de las atrocidades, los crímenes contra la humanidad y el genocidio” en la región

Preguntado por si el líder chino Xi Jinping era responsable de los abusos, Price dijo que “nos costaría imaginar” que los niveles más altos del gobierno chino no estuvieran al tanto.

Añadió que los informes de medios de comunicación del martes sobre miles de fotos y documentos filtrados de las oficinas de seguridad pública en dos condados de Xinjiang se suman a un “cuerpo de pruebas ya condenatorio” de los abusos en la zona.

Bachelet ha pedido acceso sin restricciones en Xinjiang, pero el Ministerio de Asuntos Exteriores de China ha dicho que su visita se llevará a cabo en un “circuito cerrado”, refiriéndose a una forma de aislar a la gente dentro de una “burbuja” para evitar la posible propagación del virus COVID-19.

China negó inicialmente la existencia de campos de detención, pero luego admitió que había creado “centros de formación profesional” necesarios para frenar lo que consideraba que era terrorismo, separatismo y radicalismo religioso en Xinjiang.

Con información de Reuters.

Rar