Duterte promete dimitir si mujeres filipinas lo piden

Manifestantes contra el presidente Rodrigo Duterte (Archivo/AP)

El presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, dijo que dimitirá si surgen grandes protestas de mujeres en su contra, tras un polémico acto público en Seúl donde besó a una mujer en los labios, dicen medios locales.

Si suficientes mujeres (…) firman una petición para que renuncie, lo haré”, aseguró Duterte a su regreso al país tras concluir una visita oficial a Corea del Sur.

El domingo, durante un evento celebrado con la diáspora filipina en la capital surcoreana, Duterte llamó a dos mujeres al escenario con la excusa de regalarles un libro y a una de las asistentes le reclamó como contraprestación un beso en los labios.

El comportamiento del mandatario fue calificado de “machista” y criticado por varias organizaciones de mujeres filipinas.

A su regreso al archipiélago, Duterte calificó el contacto como “puro espectáculo” y aseguró que es parte de su “estilo” de hacer política, recoge el portal de noticias Rappler.

“Durante los días en los que hacía campaña por la alcaldía (de Davao), besaba a todas las mujeres en los labios”, señaló el político, quien antes de asumir la presidencia gobernó durante más de dos décadas la mayor ciudad del sur del país.

EL BESO EN LA BOCA DE DUTERTE CON UNA TRABAJADORA EN SEÚL

El presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, en las imágenes del evento celebrado el domingo con trabajadores filipinos en extranjero, llamó a dos mujeres al escenario con la excusa de darles un libro, mientras que le pide a una de ellas que le bese en los labios a lo que ésta accede tras dudar varios segundos.

“Tienes que pagarme con un beso, ¿estás preparada para besarme?”, le dijo a la trabajadora a cambio de una copia de “El altar de los secretos: Sexo, política y dinero en la Iglesia católica de Filipinas”, del fallecido periodista Aries Rufo.

Mientras que la mujer le ofrecía la mejilla argumentando que está casada, Duterte señalaba repetidamente que lo quería en los labios y, tras el beso, le dio un abrazo entre aplausos y ovaciones del público, según mostró un video del canal filipino PTV4.

En cambio, el video oficial del evento divulgado por el Gobierno filipino no incluye este fragmento.

La respuesta ha sido distinta en redes sociales, donde se le ha acusado de abuso poder y de faltar el respeto a las mujeres.

El presidente filipino, de 73 años, es conocido por sus habituales discursos fuera de tono, ya ha sido objeto de polémica en numerosas ocasiones por comentarios considerados sexistas, misóginos o despectivos hacia las mujeres.

En febrero de este año, por ejemplo, instó a los militares a disparar en la “vagina” de las guerrilleras comunistas para que no pudieran tener descendencia.

Antes de llegar a la presidencia, en junio de 2016, desató fuertes protestas por contar un chiste sobre una monja australiana violada y asesinada en un motín en una prisión en 1989.

Leer más: Duterte obliga a una trabajadora filipina en Seúl a besarlo en la boca

Con información de EFE

HVI